Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Lunes, 21 noviembre 2016

Rajoy, un filósofo de pro

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Julio Magdalena 0 Comentarios

El 29 de julio de 2005 la Conferencia General de la Unescoproclamó el Día Mundial de la Filosofíay fijó que se celebrará cada tercer jueves del mes de noviembre de cada año. La finalidad de tal efemérides es llamar la atención sobre la necesidad de nuevas prácticas filosóficas en el mundo actual, que fomenten el diálogo sobre las relaciones con la tolerancia y exploten nuevas vías para mejorar el acceso a la enseñanza y el aprendizaje filosófico.

 

En nuestro país no hace falta dicho recordatorio, porque la filosofía está fuertemente imbricada en el sistema educativo español, ya que la Ley Orgánica para la mejora de la calidad educativa (LOMCE) la sigue manteniendo en su contenido, con la salvedad de convertirla en optativa, lo que ha suscitado la protesta y el rechazo de numerosos colectivos y no pocas personalidades. No obstante, mi opinión al respecto es que han exagerado la nota porque han creído que, utilizando un símil futbolero, le han enseñado la tarjeta amarilla para, en nada, mandarla a la caseta en compañía de “Educación para la ciudadanía”, y se han equivocado en la interpretación por las razones que expongo a continuación.

 

Es optativa no porque no la consideren importante sino, precisamente, por todo lo contrario, porque si fuera obligatoria todos los estudiantes la cursarían y se correría el riesgo de que podrían cuestionarse verdades absolutas que emanan del poder absoluto y ya que se atreven a cuestionar verdades absolutas, es previsible que puedan pasar a cuestionar el poder absoluto y ¡hasta ahí podíamos llegar!Así que mejor es que los educandos elijan asignaturas que les sirvan para forjarse un futuro solvente y que se dejen de chorradas como las que comprenden las humanidades esas que no sirven para nada.

 

Y es que el señor Rajoy sí que cree en la filosofía. No se rían que estoy hablando en serio y lo voy a demostrar. Actualmente su libro de cabecera es “Los diálogos de Platón”. Hace muchos lustros que se lo regaló Fraga con la recomendación de que lo usara cuando lo requiriera y, llegado ese momento, todas las noches echa una mirada de soslayo a la portada y repite en voz queda hasta que el sueño le vence, que el dialogó debe ser la única fuente de donde manen las aguas de su acción de gobierno, si no, lean los tres ejemplos que siguen:

 

Qué es lo hace Rajoy con los demás partidos políticos de la oposición: dialogar…o algo parecido ya que puede que en plasma, en diferido o en modo de simulación; pero tampoco se puede pretender que se produzca una metamorfosis del monólogo al dialogo de la noche a la mañana. Qué es lo que hacen los partidos políticos de la oposición: no aprovechar la debilidad del PP en las cortes para ponerse de acuerdo en forzar la hoja de ruta del presidente,  porque no solo no dialogan entre ellos, sino que algunos siquiera se hablan. ¡Qué digo hablar, ni se miran!

 

Qué hacen sus ministros con sus interlocutores nacionales y extranjeros: dialogar. Qué hacen sus interlocutores nacionales y extranjeros: los nacionales puede que alguna que otra vez nos enteremos; es extraño, pero no digo que no. Los extranjeros, solamente los que sepan idiomas, porque al traducir se tergiversan (involuntariamente, por supuesto) las palabras, como por ejemplo, ajuste fino por intervención, reprobación por recomendación, amonestación por felicitación encubierta u otras de parecido tenor.

 

 

Qué es lo que hace el antaño incisivo, intransigente, tajante y chulesco Hernando del PP: dialogar con el Hernando del PSOE. Lo que hace el Hernando del PSOE  ya me cuesta más definirlo por desdoblamiento ciclotímico de la personalidad.

 

En resumen, creo que queda suficientemente demostrado que la voluntad del señor Rajoy para utilizar la filosofía como medio de entendimiento es muy firme y mucho firme, tanto que incluso en el supuesto de que algún día obtuviese la mayoría absoluta (¡Quieto todo el mundo!, que diría Tejero, que únicamente es una hipótesis), la seguiría utilizando como guía de conducta, comprensión y entendimiento, solo que cambiaría el texto comentado por el de Nietzsche “Cómo se filosofa a martillazos”. No sé si me explico.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress