Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Lunes, 12 diciembre 2016

Conciliador entre la razón y la fe

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Vicente Langreo Domingo, 4 diciembre 2016 17:20 | 0 Comentarios

Este es el gran servicio de san Agustín filósofo y creyente. Es conocida  la anécdota del s.XV aunque no consta  de su veracidad histórica. Según el hagiógrafo, paseando en Hipona  vio a un niño sentado ante un gran hoyo, que había cavado en la arena, e intentaba llenarlo con el agua empleando una concha, hasta meter el mar dentro, y al verlo imposible, san Agustín le advirtió que no debía esforzarse  tanto en su empeño. Pero el niño sonriendo le respondió que era más difícil esclarecer  el misterio  Sobre la Trinidad  en el hoyo de un libro; el mar es la Trinidad y la concha el esfuerzo. Esto manifiesta  la dificultad  racional para pensar los misterios de la fe. El abordar las cuestiones teológicas con las filosóficas y a la inversa, es particularmente difícil en nuestra  época como reflejo de la Ilustración. Había una teología precristiana y cristiana Las religiones paganas  servían  para cohesión social, pero en el cristianismo Dios es creador y exige la fe que es más que la razón. Es falsa la oposición entre filosofía y razón por un lado por otro entre la teología y la fe. En san Agustín  “filósofo y teólogo,” no son opuestos, cabe la afirmación de pensador y filósofo cristiano.

 


    La razón conduce a la fe. San Agustín fue predispuesto gracias a la fe materna, luego conoció las Escrituras; y vio que la fe es condición inicial necesaria para penetrar el misterio cristiano, pero necesita la razón para asumirlo plenamente. Son caminos que deben encontrarse en la verdad, con respecto a los contenidos y a las consecuencias posibles desde la razón y la fe, que se necesitan mutuamente ante los errores y herejías. En su ayuda está el magisterio de la Iglesia. San Agustín aprendió de San Ambrosio que el uso de la racionalidad, derrama luz para acercarse a la Sabiduría, que  es  Dios, pero nadie es sabio aceptando solamente a Dios; se necesita  también la sabiduría que emplea la racionalidad. Creer implica recocer. Fe y razón se necesitan buscando  de  la verdad y esto implica un proceso  de  acercamiento. Si Dios es la Sabiduría, el verdadero filósofo busca a Dios,  Hay un impulso como inquietud que da Dios. “Si no conocéis, no creéis”( Is 7-9) Pero hay que decir más bien “ si no creéis no conocéis” porque la fe no es irracional ni la razón permite conquistar  la verdad al margen de la fe. Se habla de la Verdad de Dios, y sin conocer a Dios se pueden conocer muchas verdades científicas.“La fe busca, el intelecto la encuentra” Las gentes sencillas encuentran la  verdad con la ayuda del Magisterio, y muchos científicos no. La fe busca  comprensión y algunos sabios se cierran.

 


    La fe mal comprendida es la herejía, el desvío de la verdad y de sus  principios básicos; en cambio convertido Teodosio al cristianismo aceleró las condiciones para que aumentaran los creyentes. La herejía  más que  falta de fe es una mala comprensión de ella, como experimentó la Iglesia con el maniqueismo, donatistas  pelagianos y arrianos. No podía ponerse en duda la bondad y perfección de la Iglesia de Cristo, el a.411 fue enviado a Cartago un funcionario imperial cristiano para juzgar su afinidad con la Iglesia  oficial. Antes San Agustín había logrado neutralizar amenazas peligrosas contra la estabilidad doctrinal: Y de forma más rotunda  se enfrentó con el pelagianismo, resaltando el valor de las buenas obras  para la salvación.. El a 431 muerto ya S.Agustín el concilio de Efeso zanjó la cuestión. La conciliación agustiniana mantiene: La fe busca el  entendimiento encuentra, pero ambas apuntan al mismo  objetivo (adhesión de la fe y la razón) a la sabiduría perfecta de Dios. Precisamente  en respuesta  al pelagianismo san Agustín se vio  obligado a superar algunas cosas de los inicios de su conversión.

 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress