Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Lunes, 26 diciembre 2016

Cuidar la inteligencia emocional

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Vicente Langreo 0 Comentarios

 La inteligencia es compleja. Hay que ser educados y educadores, especialmente los padres y docentes La inteligencia es capaz de captar le realidad en su complejidad  y sus conexiones, distinguiendo lo fundamental de lo accesorio y utilizar los  instrumentos  racionales de forma eficaz y prudente. La inteligencia natural de toda  persona  debe ser cultivada para el bien y evitar el mal. Es capacidad de aprender, juzgar y gestionar la propia  vida ayudando a mejorarla. Los psicólogos y los psiquiatras son los expertos  que pueden ayudar. Pero la inmensa mayoría no cuenta más que con su capacidad y  experiencia propias. La lectura es a la inteligencia  lo que el  ejercicio  físico es para  el cuerpo. La experiencia variada  por la que cada uno pasamos,  lleva al desarrollo o a la desorientación si  es negativa. Capta la complejidad  del obrar  humano donde hay que contar  con  una jerarquía de valores: que son criterios previos para evaluar la realidad y para la conducta  en  la realidad  de la  vida, como son:la coherencia, la generosidad, el bien, la bondad, la sinceridad.. La inteligencia  es como un edificio de dos pisos: abajo orden, constancia y motivación la escalera la voluntad y arriba los instrumentos de la razón, donde nacerá  una conducta inteligente. La inteligencia es la catedral conceptual  de  la  razón  que se archiva  en la memoria.

 

Los valores mueven los sentimientos. Sus componentes  humanos inteligencia  y afectividad, mueven la existencia humana, el corazón y la cabeza. Todos apelan a la totalidad  de la persona, que se trasmite desde  modelos captados. La felicidad es estar  contento con uno mismo al avaluar la realidad haciendo algo que merece la pena con la propia vida, La realidad tiene dimensiones objetiva y subjetiva. La inteligencia  humana supera a la animal, rebasa  los programas y situaciones, entraña pluralidad e interpretar es comprender la forma y el sentido, llagar a inteligencia creadora. Hay  pluralidad de formas en su unidad: inteligencia teórica propia de intelectuales e inteligencia práctica que se aplica a la realidad. La inteligencia  emocional  afecta a los sentimientos que nos atraen. Otra es la que  sirve para  la vida, el amor, el trabajo, la profesión, la familia que conduce  a la vida lograda, la felicidad; pero estamos en una época de pensamiento débil y en una sociedad  líquida sin solidez de formas. La inteligencia creativa corresponde a escritores y artistas, otros son hábiles emprendedores de negocios. La inteligencia como instrumental y auxiliar implica: orden, constancia, voluntad, motivación y capacidad de observación Hay otras inteligencias complementarias como las científicas para el progreso que pueden ser espontáneas, provocadas, metódicas, analógicas. En conjunto inteligencia es la  forma  de  avaluar  la  realidad.

 

Vivir es un aprendizaje continuo y la cultura abarca muchos campos, herencia de siglos. Educar los sentimientos ante la maldad ruidosa y falta de ejemplaridad, resulta más que difícil. La afectividad emocional debe cultivarse tanto como la inteligencia. Nuestra   vocación y capacidad  es conocer y amar a Dios desde las realidades y desde Él valorarlo todo correctamente. La vida exige orden y disciplina y el amor a Dios y a las personas, comenzando por la familia; que mediatizada por el egoísmo, quedamos cerrados en el amor propio, incapaces de amar.”Obras son amores y no buenas razones”  “Cada uno labra  su propia  fortuna.”Manifestaciones de esta incultura son: 1) Miedo al compromiso.”2) Inmadurez asociada con buen nivel profesional 3) Incapacidad para expresar sentimientos 4) Adición  al trabajo para  ganar. 5) Egoísmo y egolatría incapaz para amar.6) Seducción  por lo efímero. El hombre  Light vive entre el hedonismo y  la permisividad; es consumista y cae  en el  relativismo, que termina en un vacío interior, sin moral y sin valores. La falta de afectividad deshace familias y genera desconfianza,  malestar y violencia. La educación humanista e integral capacita y da sentido para convivir y valorar los Derechos Humanos-

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress