Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Sábado, 14 enero 2017

Cubos de basura mental

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Fermín Gassol Peco 0 Comentarios

Hace unos días, con motivo de las fiestas de Navidad saludé a un amigo con quien hace tiempo no coincidía ya que reside en Barcelona. Hombre muy liberal charlamos de cosas intrascendentes, sobre cómo nos iba la vida, los hijos y demás. Pero su respuesta a una pregunta que le hice sin intención de pasar a mayores me dejó perplejo en una persona tan tolerante. ¿Cómo ves el panorama? “Pues cada día con más mierda y además, más esparcía”. Perdonen la frase, pero eso fue lo que me contestó de manera literal. 

 


Hay dos máximas en la existencia; la primera, que cada uno es hijo de su tiempo y la segunda que de lo que se come se cría. De lo que se come se cría y hoy el ambiente nos ofrece demasiada basura que masticar a todas horas,comportamientos inmorales a nivel particular y socialmente colectivos que se dan por normales y de los que se hacen eco con especial empeño algunas cadenas de televisión especializadas en repartir bazofia; programas donde se paga tanto más cuanto peor huele lo que se vomita; y así un día y otro y otro. De esas series chabacanas que presentan la existencia como un continuo cachondeo a todas horas…a situaciones donde el instinto más rastrero es el auténtico protagonista o esas interminables tertulias que tienen como base y pretexto los hechos más repugnantes como el reciente de los padres de Nadia.

 


La sociedad presenta ejemplos magníficos de profesionales enormes, de conquistas históricas de una sociedad libre en sus posibilidades, sin opresiones obligadas de unos contra otros, sin servilismos impuestos, siendo el mayor de sus logros posibilitar que la mayoría, con su esfuerzo viva dignamente. 

 


Pero hoy quien escribe es el corazón herido de un padre que lamenta y denuncia el vergonzante hecho de estar dejando a las generaciones venideras un mundo lleno de enormes cubos de basura mental…y lo más grave, con las pituitarias amarillas acostumbrándose a su fétido olor.

 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress