Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Lunes, 16 enero 2017

Las reformas de la Iglesia

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | ELDIAdigital.es 1 Comentario

Aunque  es una institución divina que inició su andadura en Pentecostés, bajo el primado de Pedro, es también  institución humana gobernada por hombres. Es Misterio de salvación,  que cuenta con una larga historia de cambios,  viviendo en la tierra “entre las persecuciones del mundo y las consolaciones de Dios.” Ha tenido muchas reformas. Son un buen servicio para la humanidad, comunidad  de santos y  pecadores que debe ser “reformada, conformada y transformada” y necesitada de hombres nuevos. Así Es natural que encuentre dificultades, en ellas se fortalece la virtud, que es el resultado de la conversión. Nunca han faltado desviaciones doctrinales como herejías y resistencias ocultas,  abiertas y hasta maliciosas con peligro de la mundanización y con exaltaciones científicas, que desacreditan las enseñanzas y valores evangélicos y hasta debilitan las costumbres cristianas. Por eso surgen carismas y corrientes de espiritualidad. El  Papa Francisco ha señalado durante la audiencia de Navidad a la Curia de Roma, unos criterios- guía sobre la reforma. Por eso hay quienes dicen que si, pero no quieren; otros quieren y no saben cómo, y no faltan  maliciosos que se resisten a los cambios.

         

Son doce criterios  sugeridos: 1) La individualidad o conversión personal, hace el bien a la comunidad, sana y cura a sus propios miembros. 2) La conversión pastoral consiste en asumir los criterios del buen pastor, servicio animado de espiritualidad y no burocracia. 3) La  misionalidad indica el cristo-centrismo en todos los trabajos de la Iglesia  estimulando hacia una  vida  nueva. 4) Racionalidad implica a los Dicasterios  eclesiales de forma racional y ordenada  conforme al derecho  5) La funcionalidad requiere revisión de funciones  y  competencias y responsabilidades 6) La modernidad  es actualización y coordinación según los signos y las  necesidades  de  los  tiempos 7) Sobriedad es simplificación, agilidad y reducción  de comisiones indispensables. 8) La subsidiariedad implica una simplificación  de competencias para mayor agilidad con interdependencia y coordinación. 9) La sinodalidad indica caminar juntos buscando lo esencial de cada Dicasterio. 10) La catolicidad debe reflejar lo que es la Iglesia, entre todos los colaboradores, dando mayor participación a los laicos, sobre la base de una competencia profesional, de  una vida espiritual y moral ejemplar- 11) Profesionalidad indica formación permanente contra la rutina, no “promover para remover” (cambiar)

         

La Curia Romana  tiene la misión de ayudar en el gobierno de la Iglesia, Se ha  fundamentado en “Pastor eterno” del Vaticano I y “Christus Dominus” Decreto del Vaticano II, y de Pablo VI donde se recuerda, que la Curia está para ayudar al Papa en el gobierno y debe estar en sintonía con él. Juan Pablo II en “Pastor bonus” recordaba cómo los papas anteriores y la Curia han estado al servicio del  pontificado siempre y ahora para ayudar a la formación del Clero y a la Nueva Evangelización. Pablo VI en 1963 ve explicable que la Curia Romana esté lastrada por necesidades y costumbres de cada tiempo. Los que más han ayudado a la renovación de la Iglesia han sido los santos, quienes han profundizado en la espiritualidad evangélica para cada tiempo. La vida monástica buscaba al Dios solo por el “ora et labora,”y santificando el trabajo. Luego  los Mendicantes imitaban a Cristo anunciador del Reino  desde la pobreza; y más tarde otras corrientes  fijan  las renuncias con los votos y estar disponibles para hacer presente a Cristo practicando las obras de misericordia, corporales y espirituales, dando lugar a la expansión misional. Hoy en la era de la globalización y la lucha entre las religiones se ve más necesaria la incorporación del laicado preparado para fortalecer la familia y la humanización de las relaciones humanas – frente al economicismo reinante – y cuidar la creación, releerla hasta sentir la necesidad de encontrar sentido a la vida y la alegría evangélica  como plenitud de Dios. El mundo  actual necesita a los místicos.                                                  

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Burke
Fecha: Jueves, 26 enero 2017 a las 03:25
Las reformas culminarán muerto Ratzinger.

eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress