Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Martes, 24 enero 2017
La cara B

Casa Pepe. ¿Orgullo o vergüenza?

Marcar como favorita Enviar por email
| ELDIAdigital.es 0 Comentarios

Todo tiene una cara 'B', y a veces es interesante ver las cosas desde otra perspectiva. 

 

Desde muy lejos contemplo sorprendido el revuelo que se ha creado en una pequeña localidad de Ciudad Real por concederle el nombre de una calle a uno de sus hijos ya fallecidos. Se trata de Almuradiel, y el protagonista era el dueño de uno conocido restaurante de carretera, Casa Pepe. 

 

Un restaurante que se hizo famoso por los símbolos franquistas que en él se exhibían y que, curiosamente, son la causa también de la polémica. 

 

Un pleno, con más ausencias que presencia, aprobó el reconocimiento de la discordia. La alcaldesa y los ediles de ciudadanos se ausentaron de la votación en la que triunfó la propuesta de una asociación de vecinos que finalmente ha recibido multitud de críticas desde diversos sectores políticos encabezados por Podemos. 

 

Lo más fácil es hacer como esos ediles que se retiraron para no mojarse pero a veces apetece meterse en charcos. 

 

Cuando Ciudadanos anuncia que abre un expediente a los ediles por permitir la aprobación y a Podemos decir que las frases que profería su dueño y se mostraban en el bar estaban "vulnerando la Declaración Universal de los Derechos Humanos al denigrar e insultar a ciudadanos por razón de su raza o su género", no puedo dejar de pensar que ellos hacen lo mismo. 

 

Imagino que el homenaje de sus vecinos fue por poner a una pequeña localidad en el mapa español, a lograr que por curiosidad o fama miles de personas pasaran por sus calles y negocios que de otra forma permanecerían en la indiferencia para la gran mayoría. Por lo tanto, el bar sería un homenaje al franquismo, como dice unos, no les voy a quitar la razón, pero la placa de la calle era para un vecino que hizo bien al pueblo. 

 

Si la Constitución española dice que nadie puede ser discriminado por razón de raza o género, como recuerdan desde Podemos, ¿no dice también lo mismo de la ideología política? Tan condenable es una cosa como la otra.

 

Quizás no prospere el nombre de la calle, pero el hecho de que sus propios vecinos propusieran el homenaje indica que esta persona lleva una placa con su nombre en el corazón de muchas personas que lo conocieron. 

 

 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress