Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Jueves, 9 febrero 2017
la belleza convulsa

El rostro naranja de Donald Trump

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Emilio Arnao 0 Comentarios

Este apologista de la violencia llamado Donad Trump asoma un rostro anaranjado que es como si Henri Matisse, desde su expresionismo francés, se lo hubiera pintado. El pelo de Trump da la visión de una momia hurtada a una pirámide de Egipto. Su cuerpo es como una extensa máquina capaz de exterminar a todos los refugiados musulmanes bajo ese andamio endémico de la ultraderecha. Sus manos son tan pequeñas que yo no me explico cómo son capaces de firmar en tan pocos días como presidente tantas leyes contrarias a la legitimidad de los derechos humanos y el respeto hacia la diferencia. Trump -como hitleriano que es genéticamente- quiere amurallar los Estados Unidos de América organizando de tal modo el guerracivilismo norteamericano.

 

Las protestas estadounidenses contra Donald Trump llevadas a cabo por los partidarios de una democracia real y contra el filibusterismo del residente en la Casa Blanca nos hacen comprender que, durante la era Trump, el mundo entero caerá en el hilo negro de las guerras, del militarismo, de las metafísicas científicas del cambio climático, de la coacción contra la libertad de expresión, de la xenofobia y el racismo integrados en esa olla del KKK que regresa para continuar quemando negros, mexicanos, homosexuales, mujeres libertarias, la sanidad pública, las órdenes judiciales y toda esa modernidad en que el siglo XXI puede volver a escuchar -en su sentido de civilización de raza aria- a Richard Wagner. No olvidemos que el wagnerismo fue el escenario real de los nazis germanos tras su primer asentamiento en Nüremberg.

 

Digo yo que el rostro anaranjado de Donald Trump puede promover el retroceso de los avances constituidos durante varias épocas tanto desde Norteamérica como de la Unión Europea, sobre todo en lo que tiene que ver con la superación de la decadencia de un Occidente y Oriente que tantos muertos enterró durante las dos guerras mundiales de aquel siglo en que los nacionalismos y los populismos avanzaron como una extraña lectura del capitalismo, el holocausto y lo que Francis Fukuyama escribió como “El fin de la Historia”. El libro de Fukuyama, leído ahora por Trump, cobra vigencia pero con mayores falsas interpretaciones. Trump defiende un neocapitalismo pero insertado dentro del eje empresarial y financiero de Estados Unidos. “America first”, “I say America first”. Y es en ese dedo de Trump, que parece el dedo de Dios pintado por Miguel Ángel en la Capilla Sixtina, el que en estos años que nos esperan de peste negra y del deshielo total del Ártico indica esta nueva era de catástrofes, tsunamys oceánicos, vulcanización de los fetos constitucionales, retirada de las páginas surgidas de “El Contrato Social” de Rousseau, más la vigencia de las armas, la tortura, el proselitismo, la mentira ejercida contra las clases medias norteamericanas -que son las que votaron a Trump- con el objetivo de que el libro “El Imperio” de Hardt y Negri realmente se constituya en el día a día ante un mundo asombrado, catatónico, ilegible, bestial, antilatino, de visados prohibidos en siete países musulmanes, ante este espectáculo diacrónico que irradia el rostro anaranjado de Donald Trump. Lo digo yo, Cide Hamete Benengeli, que es el que esto escribe.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress