Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Sábado, 18 febrero 2017

La posible revolución del Evangelio

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | ELDIAdigital.es 0 Comentarios

No es violentar a la sociedad con la buena noticia de la salvación, que se ofrece a la humanidad en “Evangeli Gaudium;” pero si debe situarse en la reforma de la Iglesia y de la sociedad, que demandan los hombres de hoy. El Papa Francisco ha dicho en una entrevista reciente al diario El País, que el Evangelio es la brújula permanente para reformar la Iglesia, hasta revolucionarla para bien del mundo. No es acomodarse a las modas ni a lo políticamente correcto. La mayor revolución que ha existido en al mundo, ha sido el Evangelio y llevada a cabo por los santos, más que por los teólogos y los sacerdotes. En los cerca de cuatro años del papa Francisco, existe en al Iglesia y en la humanidad como una onda expansiva de cambios, de renovación y de reformas. Así la revolución permanente del Evangelio, es asumida y vivida con fuerza por el Vicario de Cristo en la tierra, con determinación y ejemplo, quien la impulsa imprimiéndole varios acentos y subrayados claves. De ellos cabe señalar como tres de estos acentos.

 

En contexto actual socio-política de nuestro tiempo, el primer se refiere a los liderazgos con trasfondo cristiano: “la única salvación verdadera, definitiva y sanadora del hombre es la de Jesucristo”.En medio de los populismos de distinta orientación política como en USA al llegar el presidente D. Trump, es bueno escuchar el análisis del Papa: “En momentos de crisis busquemos un salvador que nos defienda la identidad y defendámonosla, con muros y como sea, de pueblos que puedan quitárnosla. El Papa dice reiteradamente: “dialoguen entre ustedes” La revolución que la Iglesia y el mundo demandan, nunca será posible sin Jesucristo vivo, único salvador, entendido no como un glorioso recuerdo pasado y utópico. Presenta la reforma integral de la Iglesia como bien, no con poder o arreglos cosméticos, sino en configurarnos más con Jesucristo

 

El segundo acento para impulsar la revolución del Evangelio, según el Papa es tomar conciencia de nuestros mayores peligros eclesiales, dejarnos anestesiar y caer en durezas de corazón, consistente en adormecernos por valores, principios, marcas corrientes de nuestro mundo y reproduciéndolos en la Iglesia. Lo que anestesia es el espíritu mundano que hace del pastor un funcionario. Es un clericalismo no propiedad de clérigos, sino un pragmatismo, economicista y eficaz, que busca el éxito mundano.. Como tercer acento especial frente a cuanto anestesia el alma y produce insensibilidad, indigencia y alejamiento de una Iglesia – que no ve, no siente y no denuncia ni combate la injusticia - son las desigualdades económicas, el endiosamiento del dinero y contra dignidad de la persona, que hacen del Mediterráneo un cementerio y una desertización de baja natalidad y degradaciones humanas incompatibles con Iglesia La revolución del Evangelio debe impedirlas. Editorial de “Ecclesia” (28-I-17).

 

El Espíritu de reforma eclesial según el Papa Francisco es de auto-trascendencia, de renovación y purificación, salida de si, o de vicios opuestos y unirse a los que hacen el bien, en salida misionera, con capacidad de llegar hacia el otro. (LS 308) El Espíritu del Evangelio hace como en Pentecostés, que los apóstoles salgan de si mismos. Es transcender una mentalidad con riesgos, sin el fideísmo, afirmando el valor de la razón y dialogando entre ellas. El edificio moral de la Iglesia corre el riesgo de ser un castillo de naipes, si su “mensaje pierde frescura y el olor del Evangelio”(EG,39). Retornar a él implica varios aspectos.1) Es ley de libertad y de mayor fidelidad para no hacer gravosa le vida de los fieles.2) Recurrir al Jesús histórico del Evangelio, es ponerlo como modelo objetivo 3) Acudir a Pedro y a los apóstoles, significa retornar a la estructura original de servicio en la Santa Sede como a los sucesores de los Apóstoles, entraña una orientación al pueblo no estática, con humildad, con burlas y persecuciones. Abrirse a la verdad, pide orientaciones diferentes, son gracias que la Iglesia necesita.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress