Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Domingo, 19 febrero 2017

Euro veo, euro quiero

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Fermín Gassol Peco 0 Comentarios

“Fortuna que se canta siempre se la lleva el aire” José Zorrilla.

 

 Qué acertado es ese refrán que dice “donde menos esperas salta la liebre”. La vida tiene estas cosas, que no puedes distraerte ni un momento porque basta que por un segundo pierdas de vista lo que buscas para que otro más atento en ese instante se quede con lo que más aprecias. Es la ley de la selva en la que el hombre siempre ha estado sumido y en la que los más astutos aprovechan las pájaras de los más confiados o descuidados.

 

En el caso que relato el refrán cobra todo su sentido aunque eso del lugar y de la liebre tiene otra lógica. Y es que las liebres que saltaron después de encontrar la madriguera camuflada fueron billetes de contar, dinerito que aguardaba agazapado en las entrañas de una caja fuerte abandonada en un descuido incomprensible o en un ejercicio de exceso de liquidez; lo demás es de pura lógica porque el terreno en el que se encontraban los valiosos “lepóridos de papel de curso legal” había estado destinado a una sucursal bancaria.

 

 El hallazgo se ha producido cuando el actual propietario que compró el local al banco decidió hacer obras de rehabilitación para establecer en él un despacho de abogados. La compra la realizó en esa época en la que se estaba estableciendo el euro como nueva moneda europea y debe datar de unas fechas en las que los bancos admitían todavía ambas monedas, las del país y los euros…¿Se acuerdan? Cómo pasa el tiempo.

 

La sorpresa al abrir “la madriguera” tuvo que ser mayúscula una vez que pudieron desactivar la combinación que la mantenía cerrada. Allí estaban los billetes quietecitos y ordenados esperando pasar a otras manos o quizá a ningunas que en su caso sería como pasar a mejor vida. La fecha del estadillo los delataba, treinta y uno de diciembre de dos mil uno. No sabemos la cantidad que la caja fuerte atesoraba aunque no debía ser muy alta, ni sabemos tampoco si fue el banco el que lo dejó allí a propósito a modo de una pequeña entrega a cuenta en la cifra final de la compra. Sin embargo no parece ser así porque al honesto comprador le faltó tiempo para denunciarlo a la policía pese a formar parte de la “masa hereditaria”; siendo abogado pensó quizá que no tendría todas consigo. La reacción que tuvo el banco fue muy propia de su esencia. Lejos de continuar dándolo como fallido se “tiró en plancha” sobre ellos.

 

Es lo que tienen los bancos, que son capaces de cometer esas torpezas para demostrar en toda su plenitud la avaricia que les mueve. Porque lo más lógico es que viendo que la cantidad no era demasiado elevada, hubiesen hecho publicidad de ellos mismos diciendo que al honrado cazador le habían abierto una cuenta, aunque pensando en el porqué de ese descuido, la impresión es la de que ganaron tanto que bien pudieron dejarlo como propina a la hora de pagarlo. Pero todos sabemos que los bancos son así, euro veo, euro quiero.

 

Dicen los banqueros que están pensando en darle una pequeña recompensa, seguro que consistirá en volver a dejarle la caja fuerte, eso sí vacía pero con una carta de agradecimiento en su interior firmada por su presidente, que los bancos estos detalles los saben hacer muy bien. Al final hay que reconocer que Zorrilla tenía razón; fortuna que se canta siempre se la lleva el…banco.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress