Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Viernes, 24 febrero 2017

Sobre la esperanza

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Jesús Millán Muñoz 0 Comentarios

   0. Se puede definir la esperanza como que se logrará lo que se espera o desde otro punto de vista, que el futuro siempre será mejor que el presente o quizás al menos no tan malo como los momentos actuales que una persona o una entidad o una sociedad está pasando o sencillamente después de la noche tendrá que venir el día.

 

                        1. En unos tiempos tan convulsos en Celtiberia, en que existe tanta desesperanza, angustia, pena, desaliento, temor, miedo quizás habría que reflexionar un poco sobre el esperar y la esperanza, quizás algunos matices nos puedan ayudar a centrar esta cuestión, a recoger un poco de aire o aliento mejor y poder respirar otro trozo de espacio y de tiempo:

                        - Ser conscientes hasta ahora, independientemente que te haya ido a ti o a mi o al vecino y, en casi todo para casi todos, la vida ha ido hacia mejor. En general, tú vives mejor que tu abuelo y tu abuelo vivía mejor que tu tatarabuelo.

                        - Nos duele una uña o una muela y estamos casi en el desaliento y no somos conscientes que mientras tanto miles de funciones del cuerpo y de la mente funcionan correctamente.

                        - Con el tiempo los problemas van limitando sus consecuencias, se resuelvan total o parcialmente.

                        - Caer en la desesperación o desaliento completo es ponerse al lado del abismo, porque la persona puede tomar aptitudes y actitudes y hábitos y actos, en multitud de facetas de la existencia, que le pueden llevar a caer por el precipicio.

                        - Esperanzar, como verbo, necesitamos personas que creen esperanzas, que “esperancen” a sí mismos y a los demás.

                        No podemos negar los lados o variables negativos de los temas o asuntos o cuestiones, pero tampoco podemos negar los positivos. Una mesa, empiece usted a mirar la mesa de su salón, empiece a dar vueltas alrededor de ella, acérquese y aléjese, verá distintas perspectivas.

                        Se utiliza mucho el término esperanza como sustantivo, pero muy poco como verbo. Y creo que eso significa mucho para entender el consciente e inconsciente colectivo.

                        - Quizás, por historia evolutiva, captamos más y mejor los peligros que los no peligros, captamos más y mejor el tigre que nos puede comer, y nos detenemos menos en la bondad y belleza del paisaje donde está el tigre y tú y miles de cosas y animales…

                        Es bueno captar que existe el león que te puede manducar y degustar sin guiso, pero también ser conscientes de todo lo bueno y bello y verdadero que te rodea.

                        - Hay que esperar con racionalidad, con prudencia, con sentido común, con eficiencia y con trabajo, con esfuerzo, con moralidad correcta…

                        - Quitar al Ser Supremo del corazón de los humanes es abolir del hombre muchos motivos y causas de esperanza.

                        - Esperar en la mayoría de casos no es sentarse y cruzar las manos y piernas, sino intentar que esa esperanza sea posible, siempre que sea dentro de la legalidad, moralidad adecuada, con los métodos racionales y eficientes, etc.

                        - Nos hemos quedado desnudos en la intemperie de la vida actual, nadie o casi nadie nos enseña moralidad correcta, religiosidad o espiritualidad correcta, racionalidad o filosofía mínima correcta. Y lanzamos a millones de seres humanos a la complejidad de la vida, sin escudo, ni lanza, ni botas. Por tanto, estamos condenando a las generaciones presentes y futuras a que fracasen, porque no tienen los conocimientos suficientes sobre el vivir-existir, aunque sepan mucho de matemáticas o de química o de ordenadores, y no tienen las costumbres y hábitos correctos ante la vida. Y la vida siempre trae tormentas y cuándo vienen las tormentas no saben o no sabemos dónde refugiarnos, por lo general, toman y tomamos opciones equivocadas…

                        - Nadie puede vivir y existir sin esperanza/s.

                        - Quitar las esperanzas a los demás, quitar o intentar quitar la bondad a los demás, intentar abolir la verdad de los demás es uno de los crímenes y crueldades más grandes que existen. Y se produce más de lo que pensamos y en todos los ámbitos y realidades…

                        - Los constructos psicológicos sea la esperanza o sea cualquier otro, en general se combinan con otros, otros constructos psicológicos internos y externos, por ejemplo, la verdad, la utilidad, el placer, en sentido común, etc. Por eso se pueden formar multitud de combinaciones, y por eso, cada ser humano es distinto en la concepción del mundo.

                        - Casi siempre se mira y recuerda el pasado con melancolía o tristeza, a veces, con algunos rizos de alegría, pero hay que mirar el futuro con esperanza.

                        - Para poder vivir y existir necesitamos la esperanza y saber esperar, sea cual sea tu situación. Con esperanza podrás salir de ella, si es negativa, sin esperanza te quedarás moribundo en la circunstancia.

 

                        2. Para concluir, solo indicar que cuando viene la desesperanza, y no cabe duda de que viene muchas veces en la vida, muchas, solo queda aprender de otras veces, “dejar tiempo y espacio a la esperanza, aunque sea una esperanza limitada”, y continuar viviendo-existiendo, intentar que al menos la sonrisa no te la anulen.

                        El otro día en una entrevista a un inmigrante negro, le habían pegado sin ninguna razón, solo por ser negro, lo dejaron en una silla de ruedas, le hicieron una entrevista, y muchas veces, contestaba y sonreía.

                        Aquí mi homenaje a esta persona que por fuera es negro pero que por dentro tiene los más bellos colores del universo. Quizás, usted y yo, que tantas veces, caemos en el desaliento, la desesperanza, deberíamos de aprender de esta persona…              

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress