Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Miércoles, 8 marzo 2017

La trascendencia en el hombre actual II

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Fermín Gassol Peco 0 Comentarios

Hacia una dimensión plenamente humana.

 

¿Cuál es la auténtica dimensión del hombre? ¿La que consigue con sus fuerzas y descubrimientos solamente o es la que le procura también una fuerza exterior  y que hace, por así decir, prolongar esas dimensiones innatas en él?

 

Desde hace muchos años he tenido en el trasfondo de mi subconsciente vital la superación de este viejo antónimo cual es por un lado el desarrollo humano, el descubrimiento de la suficiencia humana, de sus capacidades, de la ruptura de esos círculos cerrados en la sociedad de antaño, de los valores históricamente establecidos y en la actualidad, la nueva apertura, la ósmosis social que nos ha llevado a un concepto de globalidad y por otro lado el más que aparente ninguneo de lo que supone un salto más allá de lo tangible, de lo comprobable, de lo cuantificable, de lo útil, de lo efectivo a corto plazo, en una palabra de lo transcendente. La dualidad entre lo que podríamos llamar la potencialidad inicial del hombre y su potencialidad final.

 

Lo que denominamos potencialidad inicial del hombre es una característica que siempre se encontrará en crecimiento a medida que los avances científicos así lo procuren. La potencialidad final sin embargo siempre ha sido y será sustancialmente la misma para todos los hombres, aquello que presupone el anhelo de toda persona y que no es otro que serlo para siempre. Es la característica más completa y genuina que define a la persona, la relación, no como un concepto mental sino como una experiencia que genera vida de manera permanente. No importa la etapa de la historia que nos ha tocado vivir, el germen de la trascendencia aparece con el primer hombre sobre la tierra, un germen eso sí, acorde con la capacidad intelectual de cada uno. El germen de la trascendencia con el que todo hombre nace, desarrollado después en mayor o en menor medida. La trascendencia es aquello que nos invita a mirar más allá de nuestro horizonte temporal y nos empuja existencialmente a querer superarlo.

 

Estamos tratando de dos potencialidades igualmente necesarias; la capacidad innata del hombre y su capacidad para encontrar a través del desarrollo científico, técnico y humano la grandeza que alberga en su interior, una grandeza más allá de sí mismo, aquí y ahora. Dos caminos estos que están llamados a encontrarse algún día; aquel que arranca del interior natural del hombre y el camino que le ofrece su capacidad de trascender. La hermosura del hombre inteligente, bueno y capaz y la grandeza de su condición vital capaz de dar sentido transcendente a su existencia,  una identidad que abarcando su materialidad e individualidad, se completa en una realidad que se eleva más allá de su persona.

 

Creo que el hombre de hoy ha hecho un magnífico descubrimiento de sus potencialidades iniciales a la luz de la lámpara interior del conocimiento que ilumina la estancia. Y es que la sociedad ha sido capaz de romper las ataduras de los círculos sociales y económicos hasta ahora sin relación ni posibilidad de conexión alguna, una nueva apertura positiva y global en la que el hombre parece haber encontrado la finalidad última, el techo de su razón de ser. Y en esta nueva dimensión del ser humano consecuencia del bienestar creado por el desarrollo industrial, económico y científico del que disfruta gran parte de la sociedad, en esta nueva humanidad acomodada lo trascendente parece no tener cabida.

 

Descubrimientos que han supuesto un mayor conocimiento de la realidad y de la dignidad del hombre. Pero se trata ésta de una luz que aun siendo hermosa, ilumina la estancia de manera insuficiente, de manera tenue, una luz que solamente deja atisbar lo que existe en ella pero que nunca podrá proporcionar la claridad de esa gran luz natural y rotunda que le llega desde el exterior; una luz generada sin la necesidad de abrir las ventanas y que a la larga acabará consumiendo con mayor rapidez el aire de la estancia.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress