Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Jueves, 6 abril 2017
artículo del pregonero de la semana santa

A punto de la Pasión según Cuenca

Marcar como favorita Enviar por email
Cuenca | José Vicente Ávila 0 Comentarios

La Semana Santa de Cuenca, declarada de Interés Turístico Internacional desde 1980, ha traspasado las fronteras de su misticismo nazareno, pues la representación sacro-teatral que vive la ciudad durante una semana tiene como impresionante escenario natural las calles de esta Jerusalén viviente, que mantienen la esencia del fervor y la tradición que han hecho posible que esta celebración sea única en ese concepto que se da por un lado con la participación de toda la ciudad, con ese halo misterioso que se ha ido heredando de padres a hijos, bajo el mismo banzo, o en el silencio de las filas nazarenas que serpentean curvas y cuestas, calle arriba o calle abajo, entre la verticalidad de sus calles y murallas de la Cuenca Alta y Fortificada, declarada Ciudad Patrimonio en 1996.

[Img #216166]

 

Se cumplen cincuenta años de la Declaración honorífica de Fiesta de Interés Turístico a la Semana Santa de Cuenca y a la Semana de Música Religiosa, con Resolución de la Subsecretaria de Turismo del Ministerio de Información y Turismo, de fecha 27 de junio de 1966, firmada por el subsecretario García Rodríguez-Acosta. Este es un dato que era poco conocido en el mundo nazareno conquense, mayor conocedor de la declaración de Fiesta de Interés Turístico Internacional de 1980.

 


La Semana Santa de Cuenca y la Semana de Música Religiosa fueron declaradas de Interés Turístico, junto a otras quince fiestas de España, con una Resolución del 27 de junio de 1966, publicada en el Boletín Oficial del Estado del 18 de agosto. La petición había partido del Ayuntamiento, que era la institución que podía hacerlo con la documentación exigida.

 

 

Por tanto, la Semana Santa de Cuenca de 1967, hace cincuenta años, ya tenía ese título honorífico de Interés Turístico, pues era la única denominación que existía. En el año 1980 se dictó una nueva Resolución de Fiestas de Interés Turístico de España, clasificándolas en tres categorías: Fiestas de Interés Turístico Internacional, Fiestas de Interés Turístico Nacional y Fiestas de Interés Turístico (como estaban).

 

La Resolución de la Secretaria de Estado y Turismo, de 18 de enero de 1980,   publicada en el BOE del 16 de febrero, reclasificaba las fiestas en esas tres categorías, quedando entonces sólo dieciséis como Fiestas de Interés Turístico Internacional, y entre ellas la Semana Santa de Cuenca y la Semana de Música Religiosa, además de las celebraciones nazarenas de Sevilla, Málaga y Valladolid, y entre otras fiestas las Fallas, la Feria de Sevilla, los sanfermines o el Corpus de Toledo.

 

La Resolución de la Secretaria de Estado y Turismo, de 18 de enero de 1980,   publicada en el BOE del 16 de febrero, reclasificaba las fiestas en esas tres categorías, quedando entonces sólo dieciséis como Fiestas de Interés Turístico Internacional, y entre ellas la Semana Santa de Cuenca y la Semana de Música Religiosa, además de las celebraciones nazarenas de Sevilla, Málaga y Valladolid, y entre otras fiestas las Fallas, la Feria de Sevilla, los sanfermines o el Corpus de Toledo.

 

La Semana Santa de Cuenca está en su mejor momento. Fervor, sobriedad. recogimiento, sentimiento, tradición, austeridad en una ciudad en el que el paisaje parece modelado para la Pasión y Muerte de Cristo, que se resume en una palabra: “Cuencalvario”. El Cerro de la Majestad, con sus tres cruces, preside la vida de una ciudad, absorta en su celebración nazarena.

 

El conjunto de la Ciudad Alta, del Casco Antiguo, es como una Jerusalén viviente, y este hecho singular que se representa en Cuenca transciende de la vida propia de la ciudad, a través de las actividades de las diferentes Hermandades o cofradías.

 

Hablar de Semana Santa es hablar de sentimientos, de tradición, de aunar esfuerzos, de trabajar codo a codo, de ir bajo el mismo banzo. Participar en la Semana Santa es algo consustancial en la vida de los conquenses, capaces de sacrificarse y de pagar “para llevar el santo”, soportando no sólo el peso, sino el largo y penoso recorrido por cuestas y callejuelas.

 

El honor de ser bancero, o el honor de ser nazareno de tulipa, forma parte de la idiosincrasia conquense, y además del fervor, tiene otro componente más lúdico en las reuniones de banceros, bien en las puestas de andas o en las cenas y comidas de hermandad.

 

En suma, la Semana Santa supone para Cuenca todo un acontecimiento que se refleja de manera muy especial en su economía, y para el conquense un profundo sentimiento heredado de sus ancestros, que mantiene con toda vigencia y cada día con mayor pujanza.

 

Es que parece que la ciudad de Cuenca está hecha para rememorar cada año la Pasión y Muerte de Cristo, lo que aquí llamamos la Pasión según Cuenca.

 

Es la Fiesta del Alma, la de nuestros ancestros, en una tradición de fe y sentimientos. Es algo consustancial con nuestro carácter. La Semana Santa es la esencia de Cuenca, forma parte de nuestro quehacer cotidiano porque la hemos heredado de nuestros antepasados y éstos la heredaron igualmente, con ese espíritu que muy bien esculpió nuestro Marco Pérez en una de sus obras: el alma de Castilla es el silencio.

 

Pero llevado ese silencio al respeto de la emoción y del sentimiento, ese fervor de Cuenca en sus procesiones es el aplauso de Sevilla. Transmiten las mismas emociones, pero contenidas.

 

La configuración de la ciudad le da carácter a nuerstras procesiones. Tenemos el paisaje, la Cuenca vertical como vertical es el capuz o el capirote, las callejuelas, cuestas y curvas, las noches de las velas andantes como luciérnagas, que suben o descienden entre ecos de pisadas, golpes de horquillas y canto del Miserere en San Felipe, a veces roto o compartido con los toques de las horas de Mangana.

 

El Viernes Santo es el día de los contrastes y de las encontradas emociones, el día que se rompe con el estruendor de tambores y clarines en el alba acompañando al Nazareno, que se torna triste en la hora nona de los Cristos por la antigua Correduría de Alfonso VIII y Carretería y se apaga con el entierro de Cristo por la calle del Agua y de los Tintes, en la tenue luz de la plaza de El Salvador, cita procesional de la Pasión de Cuenca, que espera esperanzada su Domingo de Gloria.

 

Es el día álgido con cuatro procesiones: las tres oficiales de la madrugada, el mediodía y el vespertino entierro, y la procesión de conquenses que acuden en hileras de fieles devotos durante todo el día al Santuario de la Virgen de las Angustias, en su ermita del roquedal de la Hoz del Júcar.

 

La antropología nazarena es digna de estudio y Cuenca se vuelca en su celebración porque lo lleva en su esencia de siglos, es su fiesta del alma. Se vive por y para la Semana Santa y esto se ha acrecentado durante la Cuaresma con multitud de actos, no sólo religiosos, sino culturales, a través de exposiciones y conciertos.

 

La Semana Santa, además, es la fecha clave de la ciudad de cara al turismo, que es su mayor fuente de ingresos. Cuando llegan algunos largos puentes desde la Hostelería se suele utilizar una frase que ya es latiguillo en el sector: “ha venido tanta gente o más que en Viernes Santo”.

 

Además de que se ha constituido una nueva Hermandad, que saldrá en procesión el Sábado Santo de 2017, este año, una vez celebrada la Semana Santa, tendremos la excepción de la Coronación Canónica de Nuestra Señora de las Angustias el 7 de mayo. Será la primera vez, y ello supone todo un importante hito en el mundo nazareno, que una imagen de procesión de Semana Santa sea coronada.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress