Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Martes, 18 abril 2017

Necesidad de rehacer a Europa

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Vicente Langreo 0 Comentarios

  Es un deber urgente tras muchos siglos de Historia, en ella se formó el Imperio Romano, asimiló la cultura griega, cristianizada superó el paganismo, las persecuciones  y asumió el judaísmo. El Imperio de Roma se hundió y luego también Constantinopla; pero el cristianismo  arraigó en su espacio, acogió su cultura y sus leyes, evangelizó a sus invasores y a quienes rodeaban el Imperio. En el s,VI Recaredo visigodo estableció  un  reino cristiano en España y luego Carlomagno, Emperador el 800 en Aquisgrán. Los Bizantinos resistieron, alejados y sin apoyo de Roma, el s.1453 cayó Constantinopla.  Aquella Europa rota y evangelizada por los monjes, acogió la Cultura y el Derecho, pero a la vez  el Imperio Islámico, por el Norte da Africa penetraba en España. Desde entonces durante más de XI siglos, la Cristiandad ha sentido necesidad de unirse para  defender su herencia humanista y  cristiana, colaborando el Pontificado y el Imperio, como“auctoritas y potestas” Hubo rivalidades entre ambos y enfrentamientos en núcleos de las cinco naciones europeas más influyentes y alianzas de la Iglesia y el Imperio. Carlos V Rey de España y de las Indias, Emperador en Bolonia el 1530, suscitó celos en sus rivales, y acudió  en defensa Viena el 1532, también se enfrentó al Protestantismo y al islamismo  que amenazaba desde el norte de Africa. Se celebró el  Concilio de Trento para contener al protestantismo, nace la Contrarreforma católica, y Felipe II defendió el Catolicismo en Europa, sin desatender la evangelización de las Indias, y rechazando en Malta a los Turcos, a quienes después vencerá  en Lepanto.a 1571.

 

La ruptura  protestante dividió a la Cristiandad, negaba la libertad humana, la estructura sacramental de la Iglesia y del Pontificado y exaltaba el poderío del Estado, luego la Ilustración acometió a la Iglesia, brotaron los absolutismos nacionales del s.XVIII y por los nacionalismos, se enfrentaron  las naciones europeas en el s.XIX y XX  Europa sufrió I y II  Guerras Mundiales, las más crueles de la Historia, dando lugar a que Rusia  y China con su ateismo y comunismo, provocaban unas guerras periféricas contra el Capitalismo en otros continentes, con el pretexto de descolonizar. Sumando el economicismo capitalista sin ética, con rivalidad y acelerada  explotación  de recursos, sin libertad ni verdad sólidas, con laicismo indoloro, alejamiento y olvido de Dios y el señuelo del bienestar -en una sociedad cansada y sin esperanza- se ha provocado una  oleada  de tiempos  revueltos, donde se niega la dignidad trascendente de la persona y  la vida, con baja natalidad y aumento de rupturas familiares. Así con tantas banalidades mediáticas, vamos a un vivir sin sentido. La Unión Europea en tal situación, nacida para remediar sus rivalidades, afirmar la paz y curar las consecuencias bélicas,  ha llegado a  ser una Europa de mercaderes, escasos de valores y principios trascendentes, cansada y en desconcierto, a la vez con peligrosa aceleración tecnológica y en las comunicaciones.

 

Es hora de pensar y superar la corrupción, como si tocar dinero sin justicia, fuera  el único pecado destructivo según el populismo. El 1982 Juan Pablo II decía en Santiago de Compostela: “Europa se tu misma, vuelve a tus raíces, aún puedes ser faro de civilización.” El Papa actual  no europeo, se reunió con la  Unión Europea en su 60 aniversario. Reiteró la cercanía de la Santa Sede y de la Iglesia: “que Europa no está al final del camino; que tiene por delante una nueva juventud; que el remedio a los nuevos populismos está en la solidaridad hacia dentro y la conciencia de formar un solo cuerpo con el resto del mundo. El bienestar ni el temor le deben cortar las alas”.No haya miedo siendo fieles a las raíces  cristianas. Europa  es una gran familia, sin uniformidad y un bien universal. La Iglesia lleva el Evangelio también a las otras religiones. Que de ellas vengan a nosotros ahora, es ocasión providencial  de salvación y esperanza para  todos

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress