Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Lunes, 24 abril 2017

Asegurar, esta es la cuestión

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Fermín Gassol Peco 0 Comentarios

No hay cosa que realice más a un ser humano que estar seguro de sí mismo. El problema pueden padecerlo quienes están al lado del que se siente fuerte y seguro sobre todo si esa seguridad se traduce en una anulación de las iniciativas del que opina distinto. Si además de estar seguro de sí,  el afortunado tiene también asegurado el futuro en caso de que le falle la manera de ganarse   la vida, la muerte la tenemos segura todos de manera gratuita y sin franquicia, la sensación debe ser … para morirse; fue lo que le sucedió hace tiempo ya a un pobre ciudadano chino metido ya en años que no tenía donde caerse muerto hasta que sus vecinos le regalaron un seguro médico para operarse de todos los males que pudiera tener y el agraciado falto de costumbre no “supo” utilizarlo y cayó muerto de tanto seguro como le vino encima.

 

Hoy aseguramos todo; se aseguran cosechas, empresas, vehículos, viviendas, vacaciones y como no, todas las partes de nuestro cuerpo;  la estética es la estética y en la profundidad de la escala de valores actual  resulta más vital que nunca. Cada uno intenta asegurar aquello de lo que vive; una importante empresa de seguros que tiene a gala asegurar todo lo que pueda uno imaginarse ha plasmado las cantidades con las que unas determinadas personas han asegurado las partes más fructíferas de su cuerpo.

 

            Es claro que un pianista que se queda manco solo tiene la vía para silbar o el cantante que pierde la voz la calle para correr. Sin embargo existen partes que también se aseguran y que tienen su aquel. Hay quien asegura su cara, sus dientes; muchas modelos aseguran pechos, piernas y deportistas de élite tobillos y manos; pero el seguro que más me ha llamado la atención es el suscrito por un “fenómeno de la naturaleza” que tiene asegurado su pene; divertida herramienta para ganarse la vida. Sin embargo no debe  ser gran cosa la cosita, porque la suma asegurada dista mucho de las cantidades que  cubren por ejemplo unas simples narices y por supuesto muchísimo menos que las nalgas de algunas “tiernas esculturas”.

 

Lo que resulta un poco descorazonador es el hecho de que la aseguradora no habla de nadie que tenga asegurado su cerebro. Es un ejemplo más de lo poco que  utilizan esta herramienta estos privilegiados para ganarse la vida. Tampoco conozco a ninguna aseguradora que nos asegure el futuro y los buenos momentos que  el mañana nos pueda ofrecer. Ese ramo está por descubrir y tendría mucho tiro….comercial.  Al fin y al cabo como diría Woody Allen el futuro es lo que más nos interesa porque es donde vamos a pasar el resto de nuestras vidas.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress