Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Sábado, 29 abril 2017

La maleta que nunca llegó a su destino

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | ELDIAdigital.es 0 Comentarios

Si alguno de ustedes va a viajar próximamente en avión, le aconsejo que no lleve demasiado equipaje, a ser posible confórmese con esas maletitas que pueden llevarse a mano y que de hacerlo todos los pasajeros no cabrían en los compartimentos que están situados sobre las cabezas; el motivo, el riesgo existente de que cuando lleguen ustedes a su destino la maleta se encuentre, bien en el aeropuerto del que salieron esperando el regreso, habiendo realizado un “viaje a ninguna parte”, en el aeropuerto de al lado o en las antípodas y como la ley de Murphy está para cumplirse las perderán siempre a la ida. La cosa se puede poner aún más cinematográfica si viajan con varias maletas y cada una elige su propio destino. Increíble pero cierto lo anunciado por el vicepresidente de la Comisión Europea, ojo al dato: cada día se extravían noventa mil maletas en los aeropuertos de todo el mundo y como las maletas que se pierdan nunca serán las mismas so pena que haya viajeros tan cenizos que siempre pierdan la suya la noticia se sitúa entre alarmante y jocosa.

 

La verdad es que cuando ves el follón de gente en las terminales y la manera en que  “tus pertenencias” son tratadas por los operarios cuando creen que no los ves, los montones de maletas que circulan para un lado y para otro en los vehículos de transporte te explicas que puedan pasar estas cosas.

 

Llaman la atención dos cosas en esta ruleta de la fortuna aérea, que se pierdan tantas maletas, noventa mil maletas diarias son muchas maletas y que la cantidad siempre sea la misma, en torno a esa cifra, como media o como ustedes quieran pero eso se llama control de un desatino. Resulta algo entre grandioso y esperpéntico que puedan controlarse cifras tan grandes de los errores cometidos y  no se empleen más medios en evitarlos pero ya ven eso sucede en todo el mundo, luego puede ser que forme parte del “encanto” de viajar por el cielo.

 

El hecho de que más de dos millones de “intimidades” se pasen mensualmente dando vueltas por las cintas transportadoras de los aeropuertos sin que nadie las recoja produce una sensación de orfandad para nuestros enseres más cercanos. Cuando vemos en un aeropuerto la cinta transportadora girando y girando con una única maleta dando vueltas y vueltas y con el anuncio de procedencia ya borrado la imagen percibida es la de que algo con vida ha quedado abandonado , sin dueño, sin destino, triste bulto inerte como presintiendo que acaba de hacer el último viaje de su vida.

 

El destino de cada uno dicen que está escrito en el viento y en las estrellas, el destino de los que viajan por el aire suele ser certero, pero el destino de las maletas no está escrito ni en el viento ni en las etiquetas que llevan puestas, el destino de las maletas está siempre en el aire sobre todo cuando las compañías aéreas se estrellan con el destino de ellas que es algo muy distinto.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress