Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Jueves, 18 mayo 2017

Mayo

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Fermín Gassol Peco 0 Comentarios


Parece que ahora va de veras, que mayo por fin ha entrado en la climatología y en nuestras vidas. ¡Viva la vida y sus colores! que durante el invierno todo permanece demasiado inerte y congelado, hasta la luz se muestra huraña. Y es que en estos meses nuestro espíritu ha estado como contraído y lánguido, las hormonas han reservado sus acciones para tiempos más propicios y nuestros cuerpos han buscado lugares recogidos para estar a salvo de las duras inclemencias. Los hombres en este tiempo, cuales animales precavidos, hemos hibernado a nuestro modo en las modernas y confortables cuevas que habitamos para pasar los días más inhóspitos.


Pero como digo, la noche del invierno ha dado paso por fin a la mañana y es tiempo ahora para disfrutar de los espacios abiertos en el campo, en romerías o en las plazas, parques y jardines. Una ciudad se muestra más acogedoramente humana cuantos más espacios verdes ofrece. Y lo es porque es en estos paraísos urbanos donde los sentidos expresan todo su esplendor. Estamos en mayo y podemos decir que en este hermoso mes se produce la eclosión de lo oculto, el comienzo de la vida. En mayo nuestras naturalezas se avivan, nuestros ánimos se expansionan y aspiramos del exterior la multiplicidad de olores, la intensidad de las luces, la variedad de los trinos y la frescura de sabores.


 Nuestra provincia, nuestras localidades, cualquiera que sea, presentan en estos días un espléndido aspecto. Las zonas recreativas, los espacios verdes se han multiplicado para el disfrute con la placentera sensación que procura pasearlos. El olor a jara en nuestros montes o de las rosas y melias en nuestros parques, agradables aromas naturales que acompañan de manera continua al visitante.


 Los cantos melodiosos y fuertes de jilgueros y mirlos, el vuelo de palomas y los niños corriendo tras ellas establecen una simpar sinfonía de vital alegría. El gusto seco de algunos tallos deja su lugar al jugoso paladeo de sus frutos. Y es que en mayo todos los sentidos se han puesto a destilar fuertes sensaciones; alegres, necesarios y divertidos juegos de nuestra necesitada naturaleza interior.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress