Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Viernes, 26 mayo 2017

¿Cuántas películas y libros existen en el mundo?

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Jesús Millán Muñoz 0 Comentarios

  0. Según la base de datos IMBd se han realizado 3.600.000 títulos de películas, de ellos 342.000 son películas y el resto son capítulos de series de televisión. Y según Google existen casi ciento treinta millones de libros-títulos diferentes, es decir, el Quijote sería uno, aunque después se hayan hecho miles de ediciones a lo largo del tiempo.

 

                        1. Estos datos nos podría llevar a unas pequeñas reflexiones, que quizás nos puedan aclarar algunos aspectos:

                        - Es obvio y evidente, que en una vida o en diez vidas que tuviésemos, en cien años o en mil años que viviésemos no podríamos ver y percibir y pensar toda la producción cultural humana, y aquí, solo hemos tomado dos grandes industrias culturales, diríamos los medios películas-documentales-series y los libros, pero existen otros como la fotografía, los medios audio o sonoros, el arte plástico, la arquitectura, etc.

                        Por lo cual, creo que hay que intentar racionalizar la industria cultural, no limitar la producción, no en ese sentido, sino crear sistemas para que existan cauces, para que la persona que quiera informarse de un medio o arte o sistema, pueda de forma relativamente fácil saber lo que las elites culturales consideran que es lo mejor en ese campo. Es decir, dicho de otro modo, pongamos un caso, una gran parte de la población no lee libros, y otra parte, puede que lea mucho, pero quizás de forma muy irracional, muy anárquica, leyendo obras de segunda o quinta categoría y no las esenciales…

                        Por lo cual, creo que habría que encargar a personas especializadas en cada campo y actividad, por ejemplo, cien críticos o quinientos críticos literarios, que hiciesen una lista de los grandes libros de literatura del mundo que creen que todo ser humano debe leer o debería hacerlo. De ese modo, con un sistema de puntuación, podrían surgir una lista canónica o no, de los cien libros de literatura, que cada persona debería leer y pensar y reflexionar y percibir.

                        Así estas listas, que serían fáciles de conocer, existirían listas de películas, listas de libros de literatura, listas de libros en el resto de saberes, ciencias, actividades culturales…

                        Creo que esto debería ser una obligación de las administraciones públicas, y los críticos o personas escogidas, serían personas de alta solvencia en sus respectivos campos y especialidades, en cada saber, en cada arte, en cada ciencia, etc.

                        Creo que esto facilitaría enormemente la capacidad de conocimiento de la sociedad y de la humanidad, de no estar perdidos, de no dedicar demasiado tiempo a productos de tercera o quinta categoría, sino que al menos, consumiésemos los productos culturales, de mayor calidad, y después, sin menoscabo, que cada persona con su libertad haga lo que quiera…

                        - De pasada, aunque no tenga demasiada importancia, en las crónicas y críticas de libros, sea en los periódicos, sean las reseñas de bibliografías de bibliotecas, además de los datos, del título del libro, del autor, de la editorial, del año de publicación, de las páginas, creo que hoy, podría permitirse y se debería incluir el número de palabras, el tipo de letra o fuente, y el tamaño de la escritura. Porque entre dos libros editados, una persona, pueda escoger entre el libro que las letras o tipo de letra o fuente o tamaño sea mayor o sea menor, según su capacidad perceptiva. Esto puede parecer una cosa sin importancia, pero creo que en la era digital facilitaría mucho la lectura, especialmente en obras en papel, que no se puede aumentar el tamaño por el lector.

                        - Por otro lado creo que hay que poner más racionalidad a la producción cultural humana, hay que intentar para ello saber, la cantidad de cultura que hemos producido, o al menos, que todavía disponemos, es decir, cuántos cuadros o pinturas o esculturas existen en el mundo, cuántos edificios o arquitecturas, cuánto de todo y cada una de las cosas existen. Porque de ese modo, cuantificando una realidad, puede ser después la base de estudios, análisis, comentarios, críticas, estudios, investigaciones, incluso de que no se pierda. Se puede ir haciendo por territorios o lenguas o espacios…

                        - En los terrenos de las humanidades, ciencias sociales, filosofía, teología-religiones existen multitud de libros y de artículos y de documentación y de ideas y de opiniones. Es decir, es imposible asimilar y leer todo, lo que se publica, ni siquiera de la propia especialidad. Por lo cual, nos planteamos si en un libro de cien páginas hay una aportación de una nueva idea, quizás quede sepultada en esa obra, en la vorágine de millones de libros de esa especialidad, y se pierda o se olvide esa innovación o esa nueva idea o ese nuevo dato.

                        Para eso, sugiero, que existan equipos de documentación, que recojan todo lo nuevo e innovador en una materia, después realicen obras enciclopédicas abiertas, es decir, siempre posibilitando nuevas aportaciones, donde integren, nuevas preguntas, nuevos argumentos, nuevas razones, nuevos datos… por materias o especialidades, y en forma de preguntas o cuestiones. Y así de ese modo, se “puedan aportar nuevas soluciones”, y se integren, todo lo esencial que se sepa sobre un tema. En otros artículos he explicado este método con más extensión.

 

                        2. Para terminar, creo que hay que encontrar e investigar sobre nuevas metodologías más racionales y más eficientes de la industria cultural, en todos sus niveles y temáticas y en todas las ciencias, artes, saberes. Y esto es una necesidad imperiosa para que la especie humana, hoy, viva y sobreviva, por la multitud de ideologías, filosofías, sentidos culturales que el ser humano dispone. En definitiva, nos hemos convertido en una enorme torre de babel.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress