Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Jueves, 1 junio 2017

La libertad de expresión

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Fermín Gassol Peco 0 Comentarios

 Hoy afortunadamente todo el mundo puede expresarse libremente. En una sociedad democrática cada cual puede opinar como le plazca. La libertad de expresión como hija y consecuencia inmediata de la de pensamiento, una libertad que se antoja fundamental para una convivencia sin opresiones ideológicas, o a menos de eso se trata.

 

Dicho esto, respetando y avalando la necesidad de que así sea, sobrevienen de manera lógica las secuelas de tal ejercicio de libertad y que no son otras que las de evidenciar los saberes, ignorancias y exabruptos que afloran en las ideas, expresiones y decisiones que manan de las teclas de quienes lo hacen tan libremente. Y es aquí donde ese maravilloso derecho y universal posibilidad, o bien llega a su cenit en las expresiones del saber más ilustrado o cae y comienza a perder la teórica hermosura y calidad para revestirse de falaces verdades, equivocados conceptos, masturbaciones literarias o lo que es peor…coitus interruptus mentales.

 

Porque para nuestra desgracia y la de una sociedad que procura esa libertad, es demasiado frecuente poder comprobar lo que el escritor británico Orwell decía: “si el pensamiento corrompe el lenguaje, el lenguaje también puede corromper el pensamiento” y sufrir las expresiones de personas que opinan de lo divino y humano con una ignorancia supina, utilizando el lenguaje del anonimato como grosero medio para prostituir de manera retorcida los conceptos, haciendo así temblar a los más sólidos cimientos semánticos.

 

La libertad de expresión como arma arrojadiza, vacía de contenido que se lanza contra aquellas otras basadas en la naturaleza, raciocinios, experiencias contrastadas y sobre todo, sobre todo…dando la cara…aunque estemos en carnaval. La libertad de expresión como un atentado contra esa misma libertad que conduce a la recta interpretación, a la verdad de las palabras y de sus significados.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress