Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Miércoles, 7 junio 2017

Tontos al cuadrado

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Fermín Gassol Peco 0 Comentarios

Pululan desde hace tiempo entre los miles de correos enviados a diario por Internet uno que recoge un listado de productos fabricados en Cataluña. Su finalidad no es darles publicidad gratuita para que sean adquiridos, sino todo lo contrario, informar sobre su procedencia con la única intención de dejar de hacerlo. Es la visceral reacción de muchos españoles hacia la política de desprecio con el resto del país que de manera indirecta están llevando los nacionalistas catalanes con sus mentecatas declaraciones incitando a la imposible independencia. Y es que aquí cada cual, haciendo uso de su libertad de expresión, de afecto, ideología y bolsillo, puede hacer con su dinero lo que le plazca.

 

Decía un presentador de tertulias muy conocido que en España hay más tontos que botellines, que en España no cabe un tonto más…lo cual es desde luego algo muy exagerado, aunque tontos hay muchos en nuestro país. Pero lo grave no es eso, sino que existan tantos tontos con poderes, tontos al cuadrado. Porque no hace falta que haya muchos que los tengan…que con unos cincuenta o sesenta…así nos va. Y uno de ellos se ha prestado a leer el manifiesto independentista.

 

Decía Paul Henry Spaak de la tontería que es la más extraña de las enfermedades porque el enfermo nunca sufre, los que de verdad la padecen son los demás.

 

Y es que lo peor que puede sucederle a u personaje público es no darse cuenta de que con una cierta actitud está haciendo el ridículo. Decía un amigo que entre el tonto y el malo, prefería siempre al malo porque en un determinado momento podía convertirse en una buena persona, y sin embargo el tonto…ya sabemos que “lo que natura non da, Salamanca no presta. El tonto, nace, vive y muere tonto para su desgracia…y la de los demás.

 

Las "tonterías y estupideces políticas" hacen de quienes las practican unos seres vacíos y torpes, unos seres ridículos, fatuos, irracionales y engreídos. La tontería y la estupidez anulan la inteligencia y los sentidos, tan solo alimentan el comportamiento fantasmal y por todo ello, es una enfermedad que sufriéndola el estúpido la padecen los que tienen  que aguantarlo…en este caso los sufridos empresarios catalanes. Y termino, creo que ya me he explicado bastante.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress