Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Martes, 27 junio 2017

La inspiración…o cuando la pluma nos supera

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Fermín Gassol Peco 0 Comentarios

       Fuerte sacudida que estremece tus sentidos, apacible vendaval que oxigena tu razón, hermosa criatura que te pide la hagas vida, impulsiva, silenciosa, creativa con tu sueño, vida propia, gozo inmenso, luz potente… muchas son las sensaciones que provoca en un poeta, la imprevista e inexplicable inspiración.

 

       Como aquel explorador que penetra en una gruta, alentado por saber quien habita en su interior. Escribir es descubrir hermosas musas, darles luego alguna forma, voz y vida, proclamar a cuatro vientos su belleza, o plasmarlas en el papel del corazón.

 

        Escribir es algo así como iniciar una apasionante exploración por la gruta de la inspiración. Un sugerente y atractivo espacio del que no se sabe su profundidad, si es angosta y difícil de avanzar por ella y si al final esa ilusión que el autor o explorador pone en su trabajo le reportará una recompensa agradable con el hallazgo de alguna cavidad admirable y magnífica.

 

        Al principio aparece ante los ojos de tu mente la intuitiva idea que deseas explorar, crear, desarrollar, plasmar y comienzas a penetrar en ella. A veces el pretendido trayecto cobra inesperadas alteraciones descubriendo sorpresivos lugares que la hacen mucho más gratificante. Es la corriente irrefrenable que alienta la inspiración.

 

        En unas ocasiones el avance se hace duro y oscuro y la inspiración parece detenerse ante una pared o una sima que parece infranqueable no teniendo entonces más remedio que detenerse, pensar en la manera de salvar…la rima y algunas veces, porqué no, retroceder lo andado, borrar lo escrito y volver a comenzar, pero siempre tomando como únicas herramientas, la luz de la linterna, la pluma y  la imaginación…

 

        En otras ocasiones la claridad mental hace de esas grutas, antes oscuras, una iluminada estancia que posibilita su avance de manera rápida; se convierten así en las más llanas y fáciles de explorar, las menos profundas y por ello suelen resultar también las menos bellas, misteriosas y gratificantes para el escritor y para ti, hipotético lector.

 

       Escribir y explorar son al fin, las búsquedas y hallazgos de todo aquello que ocultan las verdades de la vida, no en la fría caverna de la mente sino en la cálida cavidad del corazón.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress