Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Viernes, 30 junio 2017

La 'pela es la pela'. Tópicos contra la democracia

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | ELDIAdigital 0 Comentarios

No es la primera vez que advierto de graves amenazas contra la libertad de prensa y, por consiguiente, contra las bases de la democracia misma. Los ataques a los periodistas por parte de las organizaciones políticas por no ser afines a sus ideas, las ruedas de prensa sin preguntas, comparecencias por plasma, y filtraciones interesadas son cada vez más frecuentes y, si ya no es tarde, amenazan con convertirse en la tónica general. 

 

Sin embargo, lo acontecido esta semana me resulta más hiriente que todo lo demás junto. Resulta chocante que una y otra vez asistamos impotentes a ver cómo la casa de la Democracia en Cataluña, el Parlamento, se usa para amordazar la libertad del pueblo. Esos mismos que día a día se llenan la boca del derecho a decidir, de la libertad para elegir su destino, son los que se creen con la potestad de usurpar esos mismos derechos a la sociedad catalana. 

 

La última maniobra hacia el adoctrinamiento total se dirige a los medios de comunicación. Una vez más no es casualidad ya que juegan un papel fundamental en la conformación de una voluntad social. Bien sabido es que una sociedad desinformada es más fácil de manipular. 

 

La aprobación de una medida para que los medios privados que reciban subvenciones públicas estén obligados a difundir las campañas de publicidad de un referéndum que es ilegal es, cuanto poco, inmoral. Con ello se cruza la línea que separa el chantaje de la estorsión de un salto. Si desde hace tiempo algunos medios catalanes que no son afines al camino del separatismo que termina en un abismo se han visto perjudicados por un reparto de la publicidad institucional arbitrario, ahora la soga se aprieta un poco más. 

 

A alguien en su sano juicio se le ocurriría exigir a un medio de comunicación que si quiere optar a las campañas de publicidad de la DGT tuviera que aceptar una campaña para fomentar la conducción bajo los efectos del alcohol? Igual de surrealista es esta ocurrencia de la CUP. Sólo en la tierra natal de Dalí podían tener estas ideas. La combinación de surrealismo y los antisistema puede ser una mezcla explosiva que en este caso va más allá de la legalidad. 

 

Resulta gracioso ahora recordar la reacción airada cuando Rajoy fue a Cataluña a rodearse de empresarios para anunciar una inversión millonaria. No han entendido nada, decían. En Madrid siguen creyendo que se nos puede comprar con dinero, gritaba. Ahora son ellos los que usan el tópico de a 'pela es la pela' para intentar comprar sirvientes. 

 

Si ese es el objetivo creo que les saldrá el tiro por la culata. Si algo tenemos los periodistas es orgullo, y cuanto mayor sea el intento de chantaje, más fuerte será nuestra reacción. De este modo no creo que ningún medio, catalanista o no, cambie su ideología por dinero. 

 

Sin embargo, creo que existe un doble objetivo, que es la retirada de esas subvenciones de aquellos medios que no son afines a sus ideas para que a sus amigos les quede más pastel para repartir. Quizás este desafío separatista no conduzca a ningún sitio. Espero que todos juntos seamos capaces de encontrar una solución para seguir unidos. Pero si una cosa me queda cada vez más clara es que termine como termine algunos van a acabar con los bolsillos bien llenos. Aunque ya se sepa que los catalanes no se mueven por el interés, la nueva clase dirigente sí, y eso es lo que quieren imponer a los demás. 

 

¿Cuál será la próxima ocurrencia? A lo mejor para que sean atendidos en un hospital tengan que aceptar que pienten en la fachada de su edificio las bondades del referéndum. O que para acudir a clase antes los alumnos tengan que repartir octavillas por los parabrisas de los coches que se encuentren de camino al colegio. O que el que viaje en metro tenga que escuchar mensajes de adoctrinamiento como 'España no nos quiere', Cataluña, buena, los demás malo'... En fin veremos con qué nos sorprenden. 

 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress