Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Martes, 4 julio 2017

La necesaria convergencia política

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Fermín Gassol Peco 0 Comentarios

En un sistema democrático es consustancial garantizar que ninguna ideología política quede excluida para permitir así a cada ciudadano expresar sin cortapisas aquello que piensa y cree. Esencial también para no llevarse a engaño, saber que cuando una democracia echa a andar en un país, lo hace en una situación concreta, con un colectivo social determinado que posee distintos niveles culturales y económicos, educado en unas costumbres y hábitos más o menos éticos que responden a comportamientos generalizados y comúnmente aceptados.

 

Estos cauces de expresión social vienen siendo reflejados de una manera simbólica sobre una virtual línea horizontal en la que aparecen identificadas todas las opciones políticas: Extrema derecha, derecha, centro derecha, centro izquierda, izquierda y extrema izquierda, si bien es verdad que existen hoy grupos que se denominan antisistema a los que es muy difícil ubicar porque no está muy claro lo que quieren y a qué sistema se refieren.

 

Pues bien, parece razonable pensar que esa línea horizontal que representa la disparidad de opiniones, pasado un tiempo, debería verse disminuida en longitud y ganada en anchura; eso significaría que el desarrollo democrático habría traído construcciones erigidas en común. Si al contrario, esta línea horizontal permaneciera con la misma longitud o se fuera alargando…respondería a un síntoma inequívoco de que algo o mucho no se está haciendo bien.

 

Porque no sería comprensible que en una sociedad democrática, moderna y desarrollada, los intereses y lugares de encuentro lejos de hacerse más comunes, pudieran aparecer cada día más infrecuentes, distantes y endebles. Lo que no parecería lógico es que siendo la democracia el único sistema político justo a la vez que el más inteligente…la misma bondad que contiene, no sirviera para hacer que esa línea horizontal tuviera menos longitud y más grosor.

 

 Por supuesto que la cuestión no estaría en eliminar por completo esa longitud, sino en acortar las distancias por ambas partes, compartiendo en común una buena parte de las propuestas políticas. Sería el síntoma fenomenal de un gran entendimiento social. La necesaria convergencia política.

 

El mayor peligro para una democracia está en que ese grosor vaya aumentando a medida que se aleja del hipotético centro. En este caso el mismo peso de los extremos acarrearía la excesiva curvatura de esa línea y en consecuencia su inevitable fractura. Para evitar esto…creo que a esta línea virtual habría que lubricarla y mucho con una buena capa de decencia ética y quitarle tres perniciosas adherencias incrustadas que pueden hacerla quebrar: El separatismo, la corrupción y la dependencia política del poder judicial.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress