Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Viernes, 22 septiembre 2017

Sobre la Filosofía y sus posibles crisis como saber, IV

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Jesús Millán Muñoz 0 Comentarios

0. Todo saber que sea ortodoxo, incluso con sus limitaciones, cumple una función dentro del orden social, dentro de la armonía del ser humano con uno mismo. La filosofía no es un saber exacto, pero al menos, es necesario para el ser humano. Es mejor creer cosas, donde existan razones, que no creer cosas, donde apenas existan razones. Los dos únicos saberes, que se utiliza la razón como prueba, es la ciencia y la filosofía. Sin negar y renegar del valor de otros saberes ortodoxos…

 

                        1. Igual que hay que saber un mínimo de ciencia, y hay está la enseñanza reglada, que proporcionan un conjunto mínimo de distintas disciplinas científicas, sean naturales, matemáticas o sociales, también para que un ser humano se entienda en el mundo de hoy, hay que saber un mínimo de materias no científicas, como son la filosofía, las humanidades, etc. Para que el ser humano al menos sea capaz de entender-comprender que en cientos de problemas o cuestiones, no solo hay una posible respuesta sino muchas…

                        Sin un mínimo de conocimiento de filosofía, que en definitiva, es un mínimo saber de distintas preguntas y distintas posibles soluciones, de problemas que todo ser humano se hace. Sin ese mínimo los humanos están perdidos, dentro de si mismos y fuera de si mismos. Y una sociedad, sin una mínima filosofía, que a veces, se la proporcionan las respuestas o sistemas ideológicos religiosos, los humanes, son como papeles que mueven los vientos…

                        A mi corto entender, la crisis de Europa, y de sus diversos territorios, en parte se debe, a que existe por parte de la población, un déficit de saber de filosofía, de humanidades, de cultura religiosa, etc. Cada uno según su situación, capacidad, etc.

 

                        2. Las administraciones públicas, si no reglamentan asignaturas suficientes sobre el saber filosófico, en todos los niveles de la enseñanza reglada, al menos primaria y secundaria, están lanzando generaciones y millones de individuos al mundo, desnudos, es como ir a la guerra, sin escudo, ni espada.

 

                        3. Sin un mínimo de saber filosófico, de un individuo, grupo o colectivo, sociedad, pueblo o Estado esa y cada una de esas entidades son como un barco sin rumbo. Están y serán propensos a multitud de errores de fondo, de sentido. Tanto teóricos como prácticos. Los hombres, independientemente de su nivel cultural o estrato social, sin una mínima concepción filosófica estarán perdidos. Antes este saber, se lo daban de forma indirecta las religiones, y lo siguen haciendo todavía, pero en occidente, al disminuir las creencias religiosas y sus conocimientos, pues entonces la mayoría de serse humanos andan perdidos en si mismos.

                        Nunca entenderé, por qué gobiernos democráticos, e ideologías, que dicen ocuparse y preocuparse del ser humano, disminuyen en los sistemas educativos, la filosofía, es como enviar a los hombres a la guerra, sin fusil, o enviar a los humanos al mundo, sin un mínimo de escudo para defenderse de multitud de ópticas-opciones-perspectivas-dimensiones-etc.

 

                        4. Muchos males que existen en el mundo, muchos sufrimientos que sufren los seres humanos, tienen muchas causas-razones-motivos, pero uno de ellos, es la falta de un conocimiento mínimo de los temas que estudia la filosofía, por parte de la población.

                        No intento con eso defender mis intereses profesionales. Porque ya tengo demasiado edad. Ni por vanidad-orgullo, por sentir que mi actividad durante décadas, no sirva o no haya servido de nada, por la misma razón, ya tengo suficiente edad. No me mueve ni la vanidad, ni el orgullo, ni la soberbia, sino ver tanto sentir-pensar-conceptualizar de tantas cuestiones tan mal dirigidas por tantos seres humanos.

                        En mi modestia de saber y de comunicar, intento en estos artículos periodísticos, al hablar de docenas de temas diferentes, dar una óptica, con algunas vertientes filosóficas o de sentido. Aunque evidentemente no todas las razones y datos son de ese tipo. Pero no sé, si llegarán a alguien, y el grado de razón-verdad que estos llevan insertos. Pero en definitiva, solo intentar que los demás seres humanos piensen-repiensen algunas cuestiones. No espero nada más, no deseo a nadie cambiarle su ideología.

 

                        5. El profesor de filosofía, no debe enseñar su filosofía, sea el nivel educativo que sea, ni adoctrinar al alumnado, sea el nivel que sea, sino ante una cuestión o problema, debe mostrar las grandes soluciones, y si él o ella ha encontrado una nueva respuesta, ofrecerla como una más, pero no como la única, ni la más importante, sino otra más que entra en el torrente del pensar y del pensamiento humano o que debería entrar en ese cauce.

 

                        6. El ser humano necesita la filosofía, las grandes cuestiones de sentido, porque todo el mundo, por el hecho de ser humano se plantea esas cuestiones, que de momento el método científico no es capaz de resolver. Por lo tanto, no se le puede negar al ser humano su derecho a conocer y entender, un mínimo de esos temas.

 

                        7. Tradicionalmente, durante siglos y milenios, el saber filosófico, ha pasado a los pueblos en forma de religión-revelación religiosa, tradición religiosa. Ahora que una parte importante de la población, no acepta las religiones tradicionales, sin darse cuenta, se han quedado sin religión, pero también sin filosofía. Y en muchos sentidos, el ser humano está perdido, anda perdido en su existir-existencia.

                        Creo, que vivimos en una generación, antes de la nuestra, la nuestra, y se presupone que seguirá sucediendo en la siguiente y siguientes, que están o estamos perdidos, por desconocimiento teórico y práctico de una mínima filosofía, de una filosofía correcta o más correcta, de una mínima ética y moral, correcta y adecuada, y de un mínimo conocimiento del saber científico aplicado a multitud de temas. El ser humano anda perdido dentro de si mismo, fuera de si mismo, hace cosas, muchas cosas, muchos pensamientos, muchos actos, muchas palabras. Pero la inmensa mayoría estamos perdidos. Y cada uno intenta salvarse como puede.

 

                        8. No entendemos como las administraciones públicas, las ideologías que ocupan el poder, en mayor o menor medida, o los poderes, lo que intentan es reducir la filosofía, en el sistema escolar y educativo, dejarlo en una mínima expresión.

                        Si pensamos bien, creemos que es por desconocimiento, de las causas y de las consecuencias, de esta forma de actuar. Y por tanto, creemos o tememos que no conocen suficiente las consecuencias de sus acciones, de la disminución de la filosofía.

                        Y si pensamos menos bien, podemos preguntarnos si se hace adrede, porque la disminución de la filosofía, en los sistemas escolares, es crear nuevas generaciones, con menos conocimientos, y por tanto, más fáciles para gestionar desde los distintos ámbitos del poder. Más personas perdidas, y por tanto, más propensas a caer en diferentes errores, igual que no entender nada de arreglo de la casa, obliga a esas personas, siempre estar dependiendo del resto de oficios y profesiones…

 

                        9. Hay que entender-buscar si los sistemas de selección del profesorado son los más convenientes y adecuados y respetuosos. Se puede producir la salvedad de personas, que han estado toda su vida, formándose en la filosofía, no sean capaces de entrar en los sistemas educativos y pedagógicos como profesorado, ni en los niveles altos, ni en los medios… personas que para ellas ha sido la filosofía, no solo una posible profesión o carrera o titulación, sino su vocación, y siempre han estado elaborando filosofía, sea cual haya sido su situación económica, social, laboral, etc., y plasmándola en las formas diferentes, sea en frases, fragmentos, relatos, cuentos, poesías, teatro, pinturas, dibujos, etc.

                        Pues puede suceder que haya personas con este perfil que están fuera del sistema educativo, al nivel de profesorado, a y en todas las escalas. Quizás, debido a que los sistemas de selección y de la carrera profesional educativa, no es la más rigurosa y eficiente, sea debido a circunstancias de cada persona.

 

                        10. El estudiante, en general, las personas y la sociedad y los grupos y los colectivos, infravaloran la filosofía, en relación a otros saberes más prácticos y pragmáticos, más del orden de la sociedad admitida, más del método científico.

                        Pero no debemos olvidar que el ser humano, necesita comer, y por tanto, producir en todos los campos de la realidad, pero también entenderse y comprenderse, y el saber filosófico, aunque sea mínimo es absolutamente necesario para ser-estar, con un mínimo de corrección en el mundo.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress