Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Lunes, 2 octubre 2017

Apuntes para ser apóstoles hoy

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | ELDIAdigital.es 0 Comentarios

 

Se trata de prepararse para ser enviados al mundo, en la complejidad de todas las culturas, comunicando la gran experiencia de haberse encontrado con el Resucitado. El sacerdote celebra la Liturgia, predica, administra  Sacramentos y atiende las necesidades espirituales y humanas, practicando una pastoral de cercanía. Esta es la doble misión,  comunicar el acontecimiento cumbre de la fe, continuando  el encargo, como enviados y consagrado para obrar “en persona de Cristo”. El mundo tiene inmensas posibilidades técnicas y también unas realidades terrenas que atraen: como los Estadios, los Bancos, los Hipermercados, tareas docentes, burocráticas y las diversiones; todas aumentan y son más visitados que los templos. La población y las creencias, crecen poco y menos que las personas consagradas. La autonomía y el libertinaje, la indiferencia y el fanatismo religiosos, parecen más atractivos que la creencia en el Dios verdadero. Pero en las conciencias y los sentimientos humanos, abunda más el bien que el mal y por ello la sociedad funciona. Quien descubre  a Cristo, puede ser enviado y ser apóstol y descubrir lo que por Él hace la Iglesia, movido por la lectura de la Sagrada  Escritura y por la ejemplaridad de laicos y religiosos. Caritas  es una referencia mundial, y el kerygma de una inmensa  minoría es llamada que llega a los indiferentes y alejados

 

La tarea del apóstol siempre es el despertar la invocación en quien recibe el anuncio. Es  invocar a Alguien que es más que quien anuncia y abre a la trascendencia. El  verdadero apóstol comunica su experiencia de Dios. Pero la fe es un don y  misterio de  libertad; y siempre con interferencias; muchos aunque oyen no entienden (Mt.4-12) La tarea del comunicador es  hacerla asequible, con imágenes y comparaciones Las parábolas  sirven también hoy. Deberá apelar a la interioridad y a la experiencia de Dios, que no es del todo ajena a nadie. Lo apóstoles han  tenido estas actitudes básicas: 1) La movilidad y disponibilidad, España ha sido la gran potencia misionera desde el s,XVI. Y  lo es aún. 2) La acogida y la adaptación. que es acoger los valores culturales de los pueblos y las personas, teniendo en cuenta los lugares y personas. Y ante la movilidad  y los cambios, el apóstol  deberá ser como camaleón que muda de color para cazar 3) Cuidar la dignidad y promoción de las personas. La obra misional de España, enseñar conocimientos, artes, oficios y progresos técnicos y educativos, era sacar de la selva y promover la convivencia. En la sociedad actual fragmentada y masificad, humanizar con verdaderos valores, es hacer el bien y edificar la Iglesia. 4) La conversación es el arte de comunicar la información de las verdades de la vida y la fe, enseñando a discernir el querer de Dios  frente a las  banalidades efímeras. El verdadero apóstol necesita  fidelidad, actualización  constante y audacia, y a la vez ser humilde.

 

Jesús de Nazaret nos da las claves de la creatividad, la sencillez y entusiasmo, algo que  experimentan las personas, si son fieles a la meditación y al silencio. Es lo que se llama iluminación  y entusiasmo, el ver con la claridad y  fuerza, como quien tiene a Dios dentro. Y esto transforma progresivamente la propia biografía; “de la abundancia del corazón habla la boca.” Esto da a las personas un talante nuevo y de perseverancia, que está relacionadas con la experiencia de Dios y la audacia de la fe, del progreso y avance, que da a la vez una inmensa paz y alegría; pero a condición de que no sea una proyección de si mismo. Por nosotros mismos no podemos nada. El secreto de la acción de Jesús era recurrir al Padre. Así las claves de la vida plena  en el apóstol, serán las de Jesús: “conectarse con la presencia que tenemos dentro, viviendo  en la oración y ser conscientes de la  Energía interior, que empuja para emprender la evangelización  eficaz que necesita el mundo y experimentar a la vez una  grata  satisfacción y  esperanza.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress