Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Jueves, 5 octubre 2017

La formación sacerdotal es exigente

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | ELDIAdigital.es 0 Comentarios

Y cada día más necesaria, frente a la escasez vocacional y su complejidad. El Papa lo ha recordado en Romas a la Congregación  para el Clero (1-6-2017) Al dialogar sobre la Ratio Fundamentalis, lo hace de una formación integral y Señala dos aspectos referentes a los jóvenes sacerdotes y la alegría del Evangelio: es exigente y fascinante, para afrontar las fatigas de la actividad pastoral. Deben ser valientes y creativos, abiertos y con dos ejes, la cercanía y paternidad de los obispos y discípulos misioneros en la formación permanente. No se trata solo de cubrir puestos vacantes en parroquias  e instituciones de las diócesis, deben ser misioneros. A los jóvenes sacerdotes hay que cuidarlos y no dejarlos solos. Para ello sugiere el Papa  unas actitudes importantes: orar sin cansarse, caminar siempre y compartir con el corazón.

 


Orar sin cansarse. Para ser pescadores de hombres, los sacerdotes deben tener siempre presente, que ellos han sido pescados por el Maestro. Han oído una voz y  una llamada de Cristo para estar unidos a Él, por amor y fervor para ser eficaces. En los Seminarios la vida está organizad a la formación en virtudes para ser guías y conducir a otros. Hay que cuidar al cuerpo cuando nos avisa del cansancio. La vida espiritual es también costosa, el  ejercicio del ministerio santifica, exige descansos y reponer fuerzas con la oración y los sacramentos.
Caminar siempre Ser como peregrino y discípulo del Evangelio y de la vida.

 

El Sacerdote, nunca llega a la meta, está como asomado al misterio de Dios y sobre la realidad sagrada y misteriosa de las  personas. Siempre hay carencias y vacíos que hay que llenar. El mundo en su complejidad, está siempre abierto a las empresas de Dios. “La virtud se fortalece en las  dificultades” Ser creativito en la evangelización, requiere discernimiento sobre los modos, historias, personas y preguntas. Y así como se puede estar por las redes sociales con otros sacerdotes, también hay que impedir que la auto-referencia sea como carcoma que frene la experiencia de la comunión sacerdotal. En la vida ministerial del sacerdote siempre es importante progresar en verdad y en la caridad pastoral, sin contentarse con las propias adquisiciones, esquemas  y método empleado.

 

Compartir con el corazón, Es comprometerse con los hermanos, conviviendo y  llevar en su  propia vida las alegrías y las angustias del pueblo, gastando tiempo en la escucha y  atención a los demás con la ternura de un padre. Los sacerdotes  jóvenes tienen la oportunidad de conectar con los jóvenes, más que como amigos, como quien sabe más y quiere compartir. Los jóvenes  no necesitan un  profesional de lo sagrado o un héroe, sino que desde arriba y desde dentro respondan a sus preguntas y sepan involucrarse sinceramente en sus vidas. Se trata de ser comprensivos y compasivos con ellos. No es tarea fácil, pero se puede confiar plenamente en el Señor que con su gracia transforma a las personas y  distribuye carismas  en  favor  de los demás.

 

La familia en España y en Europa, soporta una crisis grave en este momento: las rupturas matrimoniales y la caída demográfica, las migraciones dentro y fuera de la propia patria, la situación laboral y educativa. Las comunicaciones  facilitan y dificultan le educación responsable. La cultura es el cultivo de la inteligencia y la voluntad para ser libres, despierta aptitudes y actitudes, para las relaciones humanas, la convivencia, el respeto. Y búsqueda del origen y culminación de todo: Dios Verdad y Amor Los mayores trasmiten cariño, raíces, ilusiones, modelos, ejemplos, esperanza, experiencias; y ayudan a los jóvenes a ser responsable  de si y de sus propios actos. Los sacerdotes tienen una función semejante, religiosa e integral. Deben prepararse en los Seminarios para evangelizar, representar y obrar en “nombre y en persona de Cristo”

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress