Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Domingo, 8 octubre 2017

¿Parlem? (Julio Magdalena Calvo)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | ELDIAdigital 0 Comentarios

[Img #243004]

 

La iniciativa ciudadana 'Parlem, Hablemos' que ha convocado este pasado sábado, a través de las redes sociales y sistemas de mensajería móvil, concentraciones delante los ayuntamientos en distintitas ciudades de España, para llamar al diálogo de Gobierno y Generalitat en el llamado eufemísticamente “Conflicto de Cataluña, ha tenido una respuesta razonablemente considerable.

 

Según mi opinión al respecto, cualquier iniciativa que invite al dialogo es positiva per se, máximo si se destina a la resolución de un conflicto tan perniciosos y dañino como el actual, porque a través del mismo se desarrollan unas actitudes que permiten el acercamiento de las partes en la búsqueda de un acuerdo que satisfaga a ambas, aplicando algo tan básico como difícil como es el sentido común.

 

En el caso de Cataluña, el primer paso para la construcción de un diálogo entre las partes sería establecer no ya el sentido común, sino simplemente el sentido, es decir, para qué se va a dialogar si no existe ni disposición ni finalidad, cuando por  parte del gobierno de la Generalitat se ha mostrado y demostrado por activa y por pasiva cual es el camino que quieren seguir y que no es otro que la declaración unilateral de independencia, decisión radical que se puede interpretar como “digan lo que digan las leyes o los tribunales de justicia, vamos a hacer lo que dicte nuestra santa voluntad”.

 

Los creadores de la campaña dicen que el objetivo de la misma es pedir al “Govern de Catalunya y al Gobierno de España, en la misma medida, que creen espacios de diálogo reales donde las diferentes posturas se expresen libremente y sirvan de base para generar un debate sano y sereno", lo que evidencia una voluntad de acercamiento de las partes, pero qué quiere decir “¿En la misma medida?”, porque la equidistancia es deseable siempre, pero la machacona realidad pone a cada uno en un punto de partida diametralmente distinto, sobre todo si una parte se empeña en hablar en distinto idioma, superable con la traducción simultánea, y con diferente lenguaje, barrera primigenia de la comunicación. Me refiero a la situación presente y no a lo que pudo haber sido y no fue.

 

Como síntesis de lo expuesto, he de manifestar mi total adhesión a la iniciativa comentada, pero mucho me temo que los diálogos que se atisban en un próximo horizonte lejos de parecerse al modelo socrático, se van a semejar más a los “Diálogos para besugos” de Armando Matías Guiu. ¡Ojala me equivoque. Brindo por ello!

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress