Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Sábado, 14 octubre 2017

Esperanza sin descartar lo peor

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Manuel Campo Vidal 0 Comentarios

Nada está resuelto. Todo puede pasar en estas semanas, incluso lo peor. Josep Borrell, que el jueves no podía avanzar en la recepción del Palacio Real felicitado por su gran discurso en Barcelona, es muy pesimista. Alfonso Guerra, otro personaje aplaudido por sus rotundas declaraciones en Onda Cero -"la escuela en Cataluña está llena de rufianes"- tampoco es optimista y cree que vamos con retraso. Formalmente, ya saben: la clave es si Puigdemont dirá que sí o que no proclamó la independencia. Puede enviarle el mismo discurso, que es oficial al pronunciarse en sede parlamentaria, para que Mariano Rajoy lo interprete; o cualquier otra añagaza, cuanto más ridícula mejor. Hay que ganar tiempo a la espera de que "Madrid" ayude con sus torpezas. Pablo Casado, portavoz del PP, ya colaboró al anunciar que "Puigdemont puede terminar como Lluis Companys" ignorando, mejor que sea solo ignorancia, que Companys fue fusilado en Montjuich tras ser detenido por la Gestapo. Por suerte, el incendio se sofocó. Pero todos saben que la situación sería otra de no haber llamado a los alcaldes a comparecer ante el fiscal convirtiéndolos en héroes en su pueblo y, sobre todo, si la Policía no hubiera entrado en los colegios tras la espantada desleal de los Mossos. Tiempo habrá para identificar a los responsables de semejante estropicio de imagen que tanto agradecieron los independentistas. Eso fue clave para internacionalizar el conflicto y dañar las marca España y Barcelona. Hablemos de lo que se nos viene encima.

 

Puigdemont es hoy el hombre más presionado del planeta. Le aprietan los suyos, lo pone ante la Ley el Gobierno español y le da un portazo tras otro el mundo: Junker ya le ha dicho que no quiere 89 países en la Unión Europea y que por tanto no abrirá esa puerta a Cataluña ni a todos los que sueñan con independizarse en el continente; Estados Unidos, México, Brasil y Canadá le han reiterado que cualquier diálogo pasa por la Constitución española. El Nacional. Cat, diario digital que dirige José Antich, asegura que hay doce países dispuestos a reconocer la Republica independiente de Cataluña. Pero el propio Artur Más -¡cómo estarán las cosas para que Más sea el razonable y moderado!- avisa que proclamarse independiente, si los demás no te lo reconocen, no sirve de nada. Entrará en la lista de "traidores" de la CUP -antes solo estaba en esa lista como corrupto, junto a Pujol- y de la ANC -Assemblea Nacional de Catalunya- que el propio Más infló con tantas subvenciones. A crédito, por supuesto.

 

Sin embargo, ante la fuga de bancos y empresas -van por 540 en un mes- y la alarmante caída de caja de las pymes, el Govern ni se inmuta. "Es una salida temporal", asegura Junqueres, quién debe saber que en Quebec sucedió lo mismo y la mayoría de empresas no regresó. Que los cruceros se desvíen a Valencia y a Palma no les importa y que se cancelen las reservas de hoteles en una economía cada vez más de servicios, tampoco. La alcaldesa Ada Colau, inquieta, ha convocado el martes a patronales y sindicatos mientras la ANC, aunque dividida, va repartiendo instrucciones para bloquear accesos a la Generalitat, Parlament, TV 3, estaciones de tren y aeropuertos durante una semana si, por del articulo 155 de la Constitución, se suspende la autonomía. Quizás estos días de relativa distensión, aplicada hábilmente por Rajoy, habrán ayudado a que alguien recapacite pero, aunque no sean dos millones sino uno, o incluso medio, dispuesto a tomar la calle, la perspectiva es inquietante. Y con grave división en los Mossos, siempre impredecibles.

 

Quizás la salida sea reformar la Constitución como ha exigido Pedro Sanchez y convocar elecciones en Cataluña; lo primero es interesante; lo segundo, la ruleta rusa. Según Albert Rivera, se podrían ganar, pero para el expresidente José Montilla, el independentismo, humillado, barrería. Cualquier decisión exige mucho tacto. 30 años de dejación, tras siglos de reivindicación, no lo resuelven unos jueces. Esperanza y temor.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress