Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Viernes, 24 noviembre 2017

Sobre la Filosofía y sus posibles crisis como saber, V (Por Jesús Millán)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Jesús Millán Muñoz 0 Comentarios

   En una época de pérdida de sentidos del ser humano, en muchas áreas, en un tiempo de desequilibrios en muchos aspectos de la realidad, en una época de crisis en muchos aspectos de la vida, pero también en un tiempo y civilización con más derechos humanos, como jamás los seres humanos, jamás habrían soñado tener. No hay que olvidar-obviar-esconder-tapar que la filosofía es necesaria para el ser humano. Que un mínimo de saber filosófico es necesario, porque las preguntas filosóficas, todo el mundo se las hace, sea independientemente de la cultura o ideología o raza o lengua que tiene, pero no sabe o no sabemos un mínimo teórico de suficiente filosofía.

                        - Hay que plantearse si una de las razones, no la única de la crisis de la filosofía en el mundo actual, especialmente en el occidental, se deba a los profesionales de la filosofía, a los investigadores y creadores de la filosofía, que se meten en lenguajes casi imposibles de entender. En los que enseñan la filosofía, o que no enseñan, o que enseñan sus modos de pensar, que no muestran, al menos algunas de las respuestas posibles, y no solo una, ni solo la que más le gusta a ellos.

                        Quizás los profesionales de la filosofía deberían crear programas de investigación, para hacer una metodología y forma de mostrar-enseñar-publicar la filosofía de una forma más racional. El método que yo creo sería mejor, sería el método escolástico medieval, es decir, mostrar cientos de cuestiones, y en cada una, dar las razones y contrarazones, de forma sintética y profunda, y con el lenguaje más fácil posible. Así de ese modo se van recogiendo todas las soluciones, y cada uno, puede tomar las que quiera, e incluso aportar nuevas, nuevos argumentos, nuevos datos, tomados de cualquier saber o cultura o ideología o religión o explicación.

                        - Se debe pensar si existen sistemas racionales, o lo más racionales posibles para seleccionar a las personas que se dedican a la enseñanza de la filosofía, tanto en la universidad, como en la enseñanza secundaria, como en los diversos institutos de investigación existentes, sean públicos o sean privados.

                        Se debe analizar si existen metodologías de evaluación de selección del personal en este nivel, de organización racional de los recursos humanos.

                        -  La filosofía si quiere perdurar, en suficiente número de personas, y no quedar reducida a una marginalidad de personas, debe a mi modo de ver, encontrar un método, al menos, de expresión de dichas cuestiones, en el cual se inserten todas las razones a cada cuestión, y todas las soluciones posibles, y todos los argumentos. Y esto hacerlo de forma simple y sencilla, pero profunda, y con el “menos papel posible utilizado”. Es decir, un método similar al sic et nunc de la Edad Media, por ejemplo, el método de Tomás de Aquino.

                        En segundo lugar, los profesores de filosofía, sea cual sea su nivel y nivel de enseñanza, deben enseñar filosofía en general, y no su propia filosofía. Para mostrar su propia filosofía para eso están los libros, las conferencias e Internet y otros modos, pero no las clases.

                        - Partimos del hecho y dato y concepto y experiencia y vivencia, de que el ser humano, se hace preguntas que entran en el orden de lo filosófico y metafísico, sea cual sea su estrato social, su nivel cultural, etc.

                        Preguntas que la ciencia todavía no puede hacer, y quizás algunas nunca sepa contestar. Pero para el ser humano son esenciales. Ciertamente, algunos seres humanos, las viven con más dramatismos y otros con menos. Pero esas cuestiones quedan y están siempre presentes.

                        - Es más, de momento, el ser humano necesita esas preguntas y respuestas, aunque sean limitadas de la filosofía, para múltiples realidades, ya que el método científico todavía no ha contestado. Y es mejor una respuesta o cinco racionales, o semiracionales, como la filosofía otorga, que no ninguna que ningún saber le puede aportar, o al menos la ciencia todavía no, o aceptar una solución mitológica o estrambótica o supersticiosa o completamente irracional.

                        - Por el espíritu y la carne y el alma de los seres humanos, digámoslo así, los humanes y sus ideologías luchan desde la noche de los tiempos. En el mundo de hoy, no solo está ya globalizada la economía y la política y los sistemas de defensa, sino están las ideologías, y me temo, que diríamos estas, de forma pacífica o menos pacífica luchan por el control del alma-mente humana.

                        Por lo cual, cuánto más filosofía, prudente y modesta y racional, los humanos conozcan, en todos los lugares del mundo, menos estarán propicios y propensos en caer en sistemas ideológicos o subideológicos negativos, o muy negativos, para ellos y para la comunidad humana. Ya que el ser humano, hoy ha alcanzado un poder enorme, no solo el del Estado, sino entidades de todo tipo, incluso colectivos mínimos.

                        - Comprendo y entiendo que el filosofar y la filosofía no esté en el común y arquetipo y simbolismo e imaginario común, como el saber más propicio, a y en todos los sentidos. Los hijos y nietos no sueñan con hacerse filósofos para curar algunos males humanos, ni para llegar y llevar una carrera de ascenso social meteórica.

                        Pero es obvio y evidente, que muchas crisis y sufrimientos que el ser humano, está sufriendo a nivel personal, familiar, social, incluso estatal se debe a no conocer un mínimo de filosofía, a no entender un mínimo de filosofía, y desde luego a no llevar una vida práctica filosófica mínima y adecuada. O dicho de otro modo más sencillo, no llevamos, en general una ética mínima correcta, ni a nivel individual, ni social colectivo, ni desde luego desde el Estado. Y esto nos hace débiles y con enormes y graves problemas. Por lo menos, saber cual es el norte adecuado, aunque después la tolerancia permita un amplio abanico.

                        Por otro lado, existen multitud de temas y cuestiones, que la filosofía es necesaria, no solo en temas morales, sino en todas las ramas del saber. Por ejemplo, un conocimiento de filosofía política, más apto y adecuado, no estaría Celtiberia hoy, en la situación al borde del límite como está.

                        Entiendo, que la primera dificultad, para alguien que quiera introducirse en la filosofía, es la enorme miríada de ideas y de textos y de opiniones que existen en estos terrenos, y las personas, no saben lo suficiente, no tienen tiempo.

                        Pero para solucionar algo, si alguien desea introducirse en la filosofía, que creo que es lo primero que hay que hacer, no lea cualquier libro, que siempre tendrá una ideología, quizás introdúzcase con textos o manuales oficiales de la enseñanza de bachillerato, en segundo lugar, y al mismo tiempo, el consejo seguido y dado durante siglos, continúe con los Diálogos de Platón. Paz interior y paz exterior, que eso es lo que debe intentar motivar la filosofía.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress