Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Viernes, 8 diciembre 2017

“Adagios de Juan de Portoplano”

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Jesús Millán Muñoz 0 Comentarios

Encerrar en una frase un viento de la realidad en la intersección de la mente con aspectos de lo exterior.

                       

- Demasiadas veces, un error de un individuo, de una familia de una generación se transmite a las siguientes generaciones sus consecuencias. Me temo que también en las entidades sociales diferentes, también en la sociedad, también en los Estados.

                       

- No se debe olvidar la alegría de aprender, y de aprender haciendo cosas y realidades e ideas que sean verdaderas, buenas, bondadosas, bellas, útiles, racionales, prudentes, justas.

                       

- Si no se respetan a los padres, difícilmente se respetará a la autoridad civil y del Estado. Si los padres no respetan a sus hijos, difícilmente respetarán a las autoridades.

                       

- Vivimos en tiempos difíciles para rumiar las frases cortas y pensamientos que nos muestren realidades más profundas.

                       

- Expresa con sencillez los grandes pensamientos e ideas.

                       

- Una frase debe ser entendida por todo el mundo, así aumenta su grado de verdad y de bondad y de belleza y de utilidad. La sabiduría debe ser para todos y para todas.

                       

- No te sientas superior a nadie, así no te sentirás inferior a nadie, no te sientas inferior a nadie, así no te sentirás superior a nadie.

                       

- Trata a todo el mundo con respeto y afabilidad, pero no todo el mundo podrá ser tu amigo o amiga, sino tu conocido o conocida.

                       

- No humilles a nadie, así no te habrás buscado un adversario para toda tu existencia.

                       

- Hay personas, que por razones desconocidas, para creerse con más personalidad o quién sabe por qué, por rencores o envidias o pasiones inconfesas, necesita y busca tener adversarios, incluso enemigos.

                       

- No trates muy bien a los de fuera de tu casa, muy mal a los de dentro de tu casa, trata muy bien a los de dentro de tu casa, y de forma correcta y adecuada a los de fuera de tu casa.

                       

- No busques adversarios, menos aún enemigos. Se puede vivir, intentando no tener ni adversarios, ni enemigos.

                        - Si quieres ser sabio y no equivocarte, en cualquier asunto, escucha las dos partes o tres o cinco del tema o de la cuestión.

                        - Sé respetuoso con las preguntas a ti mismo y a los demás, sé moderado con las preguntas a ti mismo y a los demás. Pero aún más con las respuestas y soluciones.

                       

- Hay personas que sienten atracción por un deseo o pasión o por otro. Hay que analizar las propios deseos-pasiones-pulsiones-libidos-emociones-sentimientos-instintos. Y analizar qué grado y en qué cantidad son buenos y verdaderos, para ti, y para los demás.

                       

- Se honra a quién ha alcanzado bienes de fortuna y éxito en la vida, pero no se valora a quién ha encontrado prudencia y sabiduría en la existencia.

                       

- La mente-cerebro puede contener millones de ideas, millones de deseos. No todos pueden ser correctos, ni buenos, ni adecuados, ni verdaderos.

                       

- A la persona bondadosa, aunque no sea perfecta, que muchos dejan en la cuneta, muchos pisan, no colabores aumentando ese enorme mal, porque quizás algún día se te pida cuentas.

                       

- Los hijos no deben llevar a los padres a la angustia y a la desesperación, los padres no deben llevar a los hijos a la angustia y a la desesperación. Un gobernante no puede llevar a sus ciudadanos a la angustia y desesperación, los ciudadanos de un Estado no deben llevar a sus gobernantes a la angustia y a la desesperación.

                       

- Ten mucho cuidado con lo que crees y con lo que dejas de creer, porque eso te condicionará toda tu existencia.

                       

- Quizás sea tu deber y el mal menor quedarte en tu casa y familia, y cuidar a tus hijos e hijas, aunque el desamor se haya apoderado de tu conyugue hacia ti y de ti hacia tu esposo o esposa.

                       

- Toda frase corta o larga, acierta en algo, desacierta en algo.

                       

- No aumentes el rencor que arrastra tu corazón-mente-carne-cerebro-psique que tienes a algo o a alguien..

                       

- No provoques la ira-rencor-maledicencia-inquina de nadie, trata a todo el mundo con respeto y afabilidad, sin sentirte superior, ni sentirte inferior, intenta utilizar frases llenas de prudencia y verdad y bondad y racionalidad.

                       

- Es tu deber defenderte del mal que tú mismo causas y te provocas, es tu deber defenderte del mal que otros quieran hacerte. Pero siempre con la legalidad vigente, siempre con la moral más profunda, siempre con la espiritualidad más correcta. No vayas por evitar un mal causar otro mal más grande.

                       

- Los seres humanos deben defenderse de la maldad que ellos mismos se causan, pero también de la maldad de los otros.

                       

- Intenta no causar mal a nadie, así te evitarás muchos problemas.

                       

- Utiliza las palabras con justicia y equidad y razón y verdad y bondad y sosiego. Así te evitarás muchos males, así evitarás muchos males a los demás.

                       

- Las personas tímidas pueden ser interpretadas como distantes, o como que se sienten superiores a los demás, cuando no es verdad. La timidez puede traer y atraer muchos problemas de relación.

                       

- El problema del mundo es que los humanos tienen más necesidades que las que pueden satisfacer, y entonces se producen casi todos los problemas por ello. Además de que los humanos, nunca tienen suficiente de deseos de necesidades, siempre desean algo más, y por consecuencia, no pueden apagar la sed de todas las necesidades que sienten.

                       

- No te avergüences por vivir y existir en el mundo de una forma normal y rutinaria. En la vida sencilla de existir anidan mucha sabiduría y bondad, si se sabe vivir y existir de ese modo.

                       

- Las necesidades que sienten los humanos son ilimitadas, como dice Pinillos, por eso los seres humanos nunca están satisfechos, siempre quieren algunas cosas más, o de algo más o de algo menos, o de algo de otra manera. Los humanos siempre están hambrientos y sedientos de algo, por tenerlo o por no tenerlo.

                       

Poner equilibrio y armonía en qué tipos de necesidades, y en qué cantidad para  satisfacer y satisfacción de éstas, quizás sea el modo y el medio para intentar armonizarse dentro de si mismo y fuera de si mismo.

                       

- No conoces las circunstancias y experiencias de los otros, por tanto, no puedes juzgar con verdad y justicia a los demás, solo percibes y ves una parte del acto y del hecho.

                       

- No te entristezcas si has fracasado en tu vocación, si esa vocación era buena, y la has realizado según la moralidad y legalidad correcta.

                       

- No te apenes por ser un escritor fracasado, al menos has intentado ser una persona y un escritor que ha buscado la verdad-bondad-belleza-utilidad-racionalidad. Podrías haber tenido éxito, quién sabe, si hubieses llenado el mundo de más pasiones descontroladas, rellenas con más artificios de no verdad. Tu éxito es intentar no llenar de más mal el mundo, si existe Dios, quizás el Buen Dios te sonría.

                       

- Existen personas malas, no lo ignores. Ten cuidado con ellas, porque irán a sus intereses, y si pueden te harán daño, de una manera o de otra. Buscar el bien y la verdad, no es ignorar, que hay personas con maldad, en muchos aspectos de su existencia, o en algunos, esa maldad proyectada sobre determinadas personas o situaciones o circunstancias o intereses...

                       

El de Portoplano iba regalando esas ideas a las flores, a los pájaros, a los vientos, a las rocas, a la fuente de agua, porque últimamente, casi nadie se detenía con él, para hablar y para dialogar, lo máximo que le decían era un adiós con pocos gestos. El de Portoplano sentía que había estado toda su existencia buscando la verdad, y ahora que creía haber encontrado algunas pocas, y las regalaba a quién le preguntase, casi nadie se acercaba a él. El de Portoplano miraba con una sonrisa su interior y su exterior, con un deje de pequeña tristeza.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress