Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Lunes, 11 diciembre 2017

Hoy no voy a hablar del procés (Julio Magdalena Calvo)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | ELDIAdigital 0 Comentarios

 

Ya sé que a muchos lectores les extrañará que haya decidido no hablar del procés catalán cuando en las televisiones, radios y otros medios de difusión no se habla de otra cosa (Es un chollo, todo sea dicho), pero es que, como decimos por estos lares, este tema es ya muy cansino.

 


Porque no me digan ustedes que no es cansino ver todos los días al señor Puigdemont con su performance de presidente en el exilio (fular amarillo incluido), echando la culpa a España en general y a los que no piensan como ellos en particular, y al respaldo que una Europa castradora de iniciativas aperturistas ha dado, de manera espuria, a la decisión de destierro que supone la aplicación del artículo 155 de la Constitución, en contra de la decisión democrática, transparente y, sobre todo, legal  del referéndum del primero de  octubre pasado.

 


Porque cansino son las apariciones (en el más amplio concepto de la palabra, incluido el fantasmagórico)  de la señora Rovira, cuando ya no sabe lo que  inventar, incluidos muertos y sangre, para ocultar lo vacuo de su discurso político y su falta de capacidad personal.

 


Cansino es, asimismo, las ocurrencias de la alcaldesa Ada Colau, algunas rayanas en la ciencia ficción, para estar permanentemente en la cresta de la ola, sin mojarse a favor ni de unos ni de otros sino todo lo contrario, en un ejercicio de funambulismo circense de imposible credibilidad por muchos polvos mágicos que, en forma de populismo  en Sálvame de Lux, quiera echar a su pretendido sentido del orden en tiempos de turbulencias.

 


Y que otro adjetivo se le puede poner al hecho de las acusaciones de los independentistas contra todo lo que se menea, para ensalzar la heroicidad de sus próceres ante las humillaciones, vejaciones, persecuciones y todo lo terminado en “ones” de los cuerpos de Seguridad del Estado y de las Instituciones Penitenciarias, llegando incluso a la perversidad demoniaca de ponerles, en el traslado a prisión, el himno español o a darle al señor Rull para comer “un cocido de aquellos intensos que producen flatulencia y ¡Me causa pavor hasta escribirlo! unas hamburguesas que estaban tan quemadas que se le rompió el tenedor”. Cansino y más cansino.

 


No sigo escribiendo porque no quiero ser cansino, que si no les comentaría a ustedes que, para que puedan comprobar que soy totalmente objetivo, opino que tienen razón los leridanos al considerar una acción política y centralista la  devolución de las 44 obras de arte a Sijena, porque es un abuso judicial que les obliguen a restituir una propiedad a sus legítimos dueños.  Así no puede haber dialogo ni nada que se le parezca.

 


Lo dicho, queridos lectores, hoy no voy a hablar del procés.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress