Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Domingo, 14 enero 2018

La gente (Fermín Gassol Peco)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | ELDIAdigital 0 Comentarios

 

Siempre que se hace referencia de una manera coloquial al concepto de “gente” es para significar a un número indeterminado de personas sin pretender mayores matices, a un grupo que conforma un colectivo anónimo mayor o menor. La idea de gente es en consecuencia tan amplia como confusa, pues se trata de una realidad que conformamos todos. 


En las dictaduras, la gente son los súbditos, aquellos que obedecen lo que dictan unos cuantos de una manera pasiva. En una democracia sin embargo, la gente se identifica con la ciudadanía, es decir el súbdito con nombre y apellidos. La diferencia entre súbdito y ciudadano se sitúa en la parcela de la  política; el ciudadano es el súbdito que adquiere la mayoría de edad para participar en las decisiones político sociales. De ahí que todo el colectivo que compone una determinada sociedad democrática es gente. Nadie escapa a tal concepto y realidad. Y por ende, la conforman todos los votantes pues sus papeletas tienen idéntico tamaño, peso y valor democrático.
Pero ante algo tan palmario, resulta que hace unos años, aparecieron en el panorama político europeo unos grupos incorporando en sus discursos y peroratas dialécticas de una manera recurrente la palabra gente, llenándoseles la boca y acuñando como propiedad política este concepto. La gente, colectivo anónimo, sin identificación individual, como ese grupo indeterminado de personas a las que parecen representar en exclusiva. Para los populistas quienes votan a otros partidos no es gente, es casta. Esto determina que “la gente” políticamente hablando nazca con ellos. Y por lo tanto hasta ese momento la verdadera democracia no ha existido porque esa “gente” no estaba representada en ella. 


 Es la falacia en la que se basan los populismos. En la trampa de recortar con tijeras ideológicas a la ciudadanía, separando a los suyos, a los demócratas etiqueta negra de aquellos que tienen apariencia pero no lo son del todo. 


Los populismos se basan en una premisa errónea: erigirse como los representantes reales y morales de la democracia con la exclusión de todos aquellos que no aceptan su pensamiento único. 


Los populismos se aprovechan de los defectos que tienen las democracias, para ante el descontento de los votantes, utilizar el rio revuelto y hacerse con el poder de las  instituciones para darles cerrojazo. Un viejo truco tantas veces utilizado a través de los dos últimos siglos. La prueba de que no suponen un avance social está en que aquellos países más evolucionados y cultos, apenas los contemplan.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress