Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Miércoles, 17 enero 2018

Señor obispo: no hay conquenses de segunda… (Emilio H. O.)

Marcar como favorita Enviar por email
| ELDIAdigital 0 Comentarios

Uno puede entender que visitar una catedral suponga pagar una entrada, y que eso conlleve una verdadera labor de policía por parte de empleados del cabildo para que nadie ose aprovechar el culto: la misa, la novena, el rosario o la simple necesidad de oración para echar un vistazo a las imágenes, retablos, capillas y demás tesoros que atestiguan la devoción y atención de siglos a la casa madre, a la cátedra del obispo, a la memoria de hombres ilustres.

 

Es cierto que la presión social, o la lógica que a veces impera incluso en las actuaciones de un cabildo catedralicio, les llevan a entender que Iglesia somos todos, y que los diocesanos, es decir, los habitantes de la Diócesis, deben poder entrar en ocasiones sin tener que pagar.


Pero Cuenca es única, y aquí solo pasan gratis los vecinos de la capital, como si un conquense de Las Pedroñeras, o de Jábaga, o de la Serranía, no sostuvieran con el mismo esfuerzo  –mucho o poco–  a su parroquia, que a su vez contribuye a los gatos generales de la Diócesis de acuerdo a la población asignada, o vía impuestos.


La catedral es un templo de excepcional importancia, cuyo sostenimiento exige gran esfuerzo económico, y que puesto que para muchos es objeto de interés turístico y cultural, para nada religioso, sensato es que se les pida o exija una aportación. Pero no tiene sentido que en determinadas ocasiones, los conquenses de la capital sean tratados como feligreses diocesanos mientras que los conquenses de la provincia sean sometidos a la misma disciplina dineraria que los turistas belgas, o que un viajero procedente de Bilbao.

[Img #258415]


Como ejemplo de que en otros lugares, por ejemplo Toledo, esto es cosa resuelta, aporto imagen de la web de la Catedral toledana, donde se otorga igual trato a todos los residentes en la Diócesis. Y las condiciones de la catedral de Cuenca, también extraídas de su web.

[Img #258414]

Y es que en esto, como en tantas otras cosas, Toledo nos lleva muchos siglos de ventaja.

 

Espero que una vez leído este texto, reflexione monseñor, y se elimine esa paleta discriminación entre conquenses de primera y de segunda, en virtud de su residencia en la capital o en la provincia, ya que de lo contrario, habrá que asegurarse de que solo los impuestos que pagan los de la capital puedan ser destinados a cualquier proyecto que tenga que ver con el templo, o al menos, se revise el grado de obligación de las parroquias “lejanas” para con el sostenimiento de la Diócesis. Comprenderá que no todos los conquenses podemos ser periodistas con carné de FAPE, ni sabemos cómo obtener la tarjeta VIP, que supongo no será gratuita, salvo que seas político con mando….


Emilio H. O.
Provincia de Cuenca

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress