Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Sábado, 20 enero 2018
Entrevista a José Vicente Ávila

“De todos los premios que he recibido éste es el más importante porque viene de mis compañeros”

Marcar como favorita Enviar por email
Cuenca | D. Guijarro 0 Comentarios

José Vicente Ávila ha sido reconocido por la Asociación de la Prensa de Cuenca por su brillante trayectoria de más de 50 años de profesión. Un premio que asegura le congratula por venir de los que considera compañeros y amigos. Recuerda con dolor lo que supuso el cierre del periódico El Día de Cuenca y asegura que, aunque le duele que el papel desaparezca, hay que adaptarse a los nuevos soportes. A pesar de su experiencia todavía quedan pilas para rato y ya piensa en nuevos proyectos.

[Img #258908]

 

Qué José Vicente Ávila se merece este premio no lo duda nadie en Cuenca. Por eso esta entrevista es una de las más difíciles, y a la vez que más me han agradado hacer, de toda la vida. ‘Chicu’ ha sido un maestro para muchos de los que llegamos al mundo del periodismo cuando él llevaba décadas en él. Nunca ha dejado de enseñar, aunque no fuera su propósito, pues la mejor lección es un buen ejemplo. Durante esta entrevista lo he visto hablar con pasión de su trabajo, defender a sus compañeros, emocionarse al hablar de la familia y defender con energía y esperanza el futuro de una profesión por la que muchos han dejado de apostar. Lo dicho, un ejemplo del que seguir aprendiendo.  

 

 

¿Cómo llegaste al mundo del periodismo?


Mis circunstancias me llevaron a pasar mi infancia en la Casa de Beneficiencia y desde pequeño me gustó escribir y lo hice en una revista que se publicaba en la Beneficiencia que se llamaba Medallas. Yo no pude estudiar periodismo pero me mandaron a la imprenta provincial donde se hacía el Boletín de la Provincia y al segundo año fue campeón de España de linotipia. Entonces el director del Diario de Cuenca me dio de alta en la plantilla como cajista y comencé a escribir de toros que nadie lo hacía. A los pocos meses me subió a la redacción y me encargó hacer una entrevista diaria. Algo muy complicado en aquella época. Después comencé a cubrir deportes cuando se casó Antonio de Conca y de ahí después Semana Santa, San Mateo….. algo que he mantenido después. 

 

 

¿Te acuerdas de tu primer artículo?

 

El primero publicado y firmado con mis apellidos ‘AVIMAR’ fue una entrevista a un hombre que llevaba en la Beneficiencia 40 años, Félix Novillo, llamado Casimiro. Hace 50 años, en diciembre de 1967, y ahora que la he vuelto a leer me emocioné porque saqué a la luz a una personas minusválida que era muy buena, hacía siempre lo que se le pedía con la sonrisa en la cara y el sufrimiento bajo la piel. Después he entrevistado a personalidades como Mario Vargas Llosa, Félix Rodríguez de la Fuente, o nuestros conquenses como José Luis Perales, Gustavo Torner, Mari Carmen y sus muñecos…. pero esa primera todavía me emociona. 

 

 

Durante su larga y exitosa trayectoria ha tocado todos los palillos, toros, deportes, Semana Santa, San Mateo y en todos ha terminado siempre siendo una referencia en Cuenca. ¿Si tuviera que quedarse con sólo uno, cuál sería?

 

Es complicado. Si tuviera que quedarme con uno sería con mis entrevistas. Porque me dio tiempo a conocer a mucha gente de todos los ámbitos sociales, de todos los temas culturales, del deporte, de los toros…. También guardo gran recuerdo de las narraciones de Semana Santa en TeleCuenca, una época tan dura como reconfortante porque no teníamos muchos medios y narrar durante dos horas una procesión era complicado. Pero me quedaría con las entrevistas. 

 

 

¿De todas estas experiencias tendrá miles de anécdotas?


Sí, recuerdo una que descubrí cuarenta años después de realizar la entrevista. Entrevisté a un guitarrista que se llamaba Tomás de Utrera y en la entrevista puse que ‘tenía pinta de norteamericano’. Pues cuarenta años después descubrí en un libro, ‘La CIA en el franquismo’ que el tal Tomás de Utrera era un espía de la CIA. Entrevisté a un espía sin saberlo pero no se me despistó porque lo puse en la entrevista que parecía americano. Era espía pero un gran guitarrista. El libro explicaba que utilizó su talento para infiltrarse en los tablaos de toda España que era donde más se hablaba del Partido Comunista. Estamos hablando del año 1973 o 1974.

 

"Todavía no se ha valorado lo suficiente lo que supuso perder un periódico como El Día de Cuenca que ahora se echa de menos"

 

Cómo fue tu etapa en El Día de Cuenca?

 

Fue muy bonita y muy intensa. Venía de otros medios y cuando me llamó Santiago volví a sentirme como periodista porque por aquel entonces no vivía de la prensa como en etapas anteriores de mi vida. Me permitió trabajar en televisión, TeleCuenca, una etapa apasionante e ilusionante con un reto que pudimos sacarlo adelante porque había un gran proyecto. 

 

 

¿Qué supuso el cierre de El Día para usted?


Como escribí en el último número del periódico fue “El día del paso atrás”, fue un día muy triste. Creo que Cuenca no ha valorado aún lo que supuso el cierre de un diario como el que tenía. En mi caso particular fue duro pero vi que para los compañeros fue peor porque yo tenía mi trabajo en Tráfico. Fueron cientos de trabajadores y para Santiago y Ana, los empresarios, si me pongo en su pellejo lo pasaron muy mal porque era su proyecto y dieron a Cuenca mucho realce y por aquí pasaron cientos de periodistas jóvenes que hoy están en otros lugares. Insisto que no se ha valorado lo suficiente lo que supuso perder el periódico que ahora se echa de menos. 

 

 

Recientemente te la Asociación de Periodistas de Cuenca le ha concedido un premio a toda su trayectoria. ¿Se lo esperaba?

 

No, realmente no me lo había planteado porque aunque estoy jubilado sigo en activo. Además, el año pasado se lo dieron a un gran amigo como Luis Alfonso Víllora y no me veía pero me ha reconfortado mucho por venir de los compañeros. Durante mi carrera he recibido muchos premios pero éste es uno de los más importantes para mí porque supone que mis compañeros están valorando lo que yo he hecho. Eso es lo que más me agrada porque de todos los compañeros que he conocido a lo largo de estos cincuenta años guardo un grato recuerdo de todos. 

 

 

[Img #258907]Ahora le llega el reconocimiento de sus compañeros pero el de los conquenses lo ha tenido siempre. ¿Cuál le llena más?

 

Todos los reconocimientos te agradan porque te hacen sentirte querido sobre todo, como comentaba, por parte de la Asociación de la Prensa porque me considero parte de ella. Luego la ciudad también me ha reconocido y me han invitado a ser pregonero de los actos más importantes de la ciudad. No somos muchos los que hemos tenido el honor de dar los tres pregones más importantes de Cuenca como son el de Semana Santa, San Mateo y San Julián. Pero en mi caso se suma que también hice el pregón de Carnaval. Yo soy de cuatro pregones. 

 

 

¿A quién dedica este premio?

 

Pues tengo que pensar mucho en mi mujer que siempre me ha apoyado y ha estado a mi lado y en mis hijos que para mí son lo más importante. Cuando hablas de los hijos también tienes que hacerlo de los nietos que me llamaron para felicitarme por el premio que aunque están lejos se han enterado. Para ellos es este premio y también para mi madre que murió el año pasado y desde arriba ella lo sabe. 

 

 

Ha vivido 50 años de periodismo. Ahora que las redes sociales lo cambian todos y no faltan las voces que auguran que el periodismo ha muerto, ¿cómo lo ve?

 

Yo que he crecido con el olor a tinta y papel y para mí es una pena que se pierda este soporte. Estar en una cafetería hojeándolo, tocándolo, es especial. Ahora hay que acostumbrarse a leerlo en los nuevos soportes que también ofrecen la ventaja de tenerlo accesible en cualquier sitio. En este mundo manda la economía y en ella el papel ya no tiene cabida y aunque nos duela hay que adaptarse a la situación. Lo que sí advierto es que el papel permitía que las noticias eran más veraces ahora proliferan noticias que no son reales. Debería protegerse y cuidarse a los medios de verdad, a los que se preocupan de la noticia y del día a día. Las noticias falsas y la falta de contraste en internet sí me preocupa. 

 

 

Comentaba antes que cuando le dan un premio a toda la trayectoria parece que se acerca el final. ¿Hasta cuándo podremos seguir disfrutando de José Vicente Ávila?

 

Hasta que Dios quiera y el cuerpo aguante. Yo quisiera tener dentro de unos meses un pequeño descanso para poder recuperar muchas de las cosas que he hecho y plasmarlas en un libro de temas conquenses. Tengo mucho material y muchos temas posibles para el libro y estoy dándole vueltas para ver cómo se materializa. Quizás la idea que más me seduce es recoger unas cien entrevistas de las personas más conocidas a las que he entrevistado para recuperar lo que han dicho de Cuenca. Sacar esas frases de cómo se referían de Cuenca. Por ejemplo lo que me dijo Mario Vargas Llosa, ahora Premio Nobel de Literatura, que dijo que “Cuenca era la ciudad donde el mito y la realidad están a la altura de la leyenda”. Quiero recuperar las mejores frases sobre Cuenca. 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress