Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Viernes, 26 enero 2018

Reflexiones de Juan de Portoplano sobre la mentira (Por Jesús Millán)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Jesús Millán Muñoz 0 Comentarios

  Aquel amanecer, con una luna residual muy baja, es decir, muy grande, empezó a caminar el de Portoplano, en el primer aire, entre la noche y el día, al ir paseando-pasando de un pequeño espacio a otro, que eso es andar, como siempre le fueron surgiendo ideas y frases y enunciados y preguntas. Y entre ellas, se dijo, quizás algunas de estas pequeñas frases-aforismos-máximas-adagios-preguntas-cuestiones-enunciados podrían servir a otros seres humanos, no como verdades, no como errores, sino como reflexiones, cuándo tengan un pequeño descanso en el transcurrir del día. Al final, llevo décadas pensado-observando-analizando-reflexionando. Quizás, no sea justo, ni humanitario, conservar solo para mí, tantas y tantas percepciones que he ido teniendo a lo largo del existir-existencia-vida-vivencia.

                        - Si mientes, y la otra persona se da cuenta, ya no sabrá cuándo te podrá creer y cuándo no. Obligarás a la otra persona a cribar la información que le indiques, por lo cual, dejará de fiarse de ti, en mayor o menor grado.

                        - Si de la mentira depende la vida de ti mismo o de otra persona, parece moral y ético que indiques una no-verdad, o te abstengas del juicio o de hablar, siempre que no sea ante un tribunal de Justicia, siempre que al mentir, salves la vida de una persona, pero no le traigas un mal enorme a otra persona.

                        - La realidad social es tan compleja, que a veces, se puede decir, pequeñas mentiras para no hacer daño a otra persona.

                        - Aunque algo sea verdad, si la fama o el honor de otra persona, o se le puede causar un mal a otra persona, no debes dar una información o noticia o dato.

                        - No te metas en la vida de nadie, no critiques a nadie, a no ser que sea absoluta y totalmente necesario, busca formas de defenderte a ti mismo, sin tener que atacar a nadie, menos mentir sobre nadie.

                        - No confundas la prudencia de una persona, que por naturaleza o carácter no se mete con nadie, no habla mal de nadie, no confundas con que es débil o no tiene personalidad, sino todo lo contrario.

                        - Una mentira puede hacer mucho daño a otra persona, una medio verdad también, una medio mentira también, puede causarle un mal enorme a otra persona, condicionar incluso parte de su existencia.

                        - Toda frase, éstas también, casi siempre tiene una parte de verdad y otra parte de error, pero ningún ser humano puede meter en una frase que todo sea verdad, aunque sí que todo sea error.

                        - Una mentira, es decir y defender un error sabiendo que es un error, o una mentira conociendo que es una mentira.

                        - Siempre se ha planteado, si asciende y consigue más en la vida, la persona que tiene una actitud y aptitud de no mentir, que aquella otra, que en lo que le conviene no miente, y en lo que le conviene si miente o medio miente. Una variedad del síndrome o problema o de la paradoja  de Job.

                        - Mentir a una persona que te muestra afecto y te ama, causa un dolor tan profundo y tan esencial, que puede causar un trauma, utilizando el concepto psicológico profundo del trauma.

                        - Hay personas que han caído en el error moral grave, en el hábito negativo, en la desvirtud, en el vicio de la mentira.

                        - Que sepamos todas las religiones prohíben la mentira, cierto es, que en toda norma o máxima pueden existir excepciones, que sea por defensa propia, sea defensa de un inocente, sea por no causar un mal enorme, sea por no producirte a ti mismo un mal enorme, etc.

                        - Parafraseando a Kant, si no puedes decir-expresar la verdad, al menos cállate y silénciate.

                        - No te hagas daño a ti mismo con las mentiras, las mentiras sobre otras personas y sobre las cosas, porque al final, la mentira es un viaje de ida y vuelta.

                        - No hacer daño con la lengua, con las palabras, no hacer daño a nadie, para no hacerte daño a ti.

                        - Hay personas que durante toda la vida, mantienen un conjunto de infamias, mentiras sobre otra persona, y al final, acaban de creerse las mentiras sobre la otra persona, que el o ella han ido creando.

                        - Ante un juicio a una persona, no hay que oír solo la versión de una parte, sino de las dos. Suele condenarse a personas, a sentencias negativas y perniciosas, sin haberlas oído. Porque sin oír las diferentes partes no se puede saber la verdad. Y esto ocurre también en las familias, en los trabajos, en las vecindades…

                        - No decir mentiras, no es ser iluso, y no ser consciente que hay personas que mienten, que hay personas con un grado de maldad importante, a veces, solo sobre algunas personas.

                        - Si mientes sobre un tema o cuestión o persona, te verás obligado a seguir mintiendo.

                        - Es más fácil decir una verdad o al menos callarte, así no tendrás que recordar, cuándo has dicho una mentira y cuándo una verdad, cuándo a alguien y cuándo a otra persona.

                        - Que le tengas odio o inquina o rencor o maledicencia sobre una persona, no debes a esos males que ya sufres, encima añadirle el de la mentira. Malo es que tengas odio y rencor a una persona, y a eso le adornes encima con la mentira sobre esa persona.

                        El de Portoplano de regreso de su paseo, cansado un poco, porque la edad, ya iba atravesando sus carnes y sus neuronas, se planteaba, si estamos en tiempos modernos, no deberían alguna de estas reflexiones, tengan valor o no lo tengan, tengan un grado de verdad o no lo tengan, si debería darlo a conocer al resto de los seres humanos.

                        Es decir expresar-publicar o hacer público, antes solía utilizarse el papel, la edición en papel, en forma de libro, o en forma de artículos periodísticos, ahora está el mar de Internet. El de Portoplano, se preguntaba a si mismo, no es un deber hacia la humanidad, dar a conocer estos pensamientos-ideas, que son reflexiones, materializaciones de décadas de indagaciones. Aunque no sean totalmente verdaderas, quizás, a otras personas, les puedan servir para reflexionar y pensar y analizar y meditar…

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress