Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Lunes, 1 enero 2018

A vueltas con la calle (Paco Page)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | ELDIAdigital 0 Comentarios

 

 

Los medios de comunicación viven de lo inmediato. Una noticia que tenga más de diez o doce minutos se arruga como una pasa y se desvanece. Pero a veces, por lo que sea, se empeñan en prolongar la frescura del suceso más allá de lo razonable. Por ejemplo, Puigdemont. Y, oyes, cansa, cansa tanto que enfada: he visto a uno tirarle una zapatilla al televisor por si le daba al interfecto; el calzado acabó rompiendo el retrato de boda, toda una premonición de lo que estaba a punto de ocurrir.

 

¿Cómo maquillar a un personaje tan rancio para que parezca renovado cada día, y ya de paso porculee lo que quiera? Es cierto que la brevedad del tiempo periodístico exige a los plumillas de una intensidad solo comparable al trabajo agotador en una mina. En ese contexto entiendo que, ahítos (o sea, encabronados), tiren del hilo hasta que se rompa, y se rompe. Chis, pero en Cuenca eso no pasa, quia. Aquí, andamos a vueltas con el alcalde que cada día parece menos inteligente, más cenutrio. Una suerte de sopicaldo que ni aprovecha ni alimenta. El payo da poco de sí, ¡cuán escaso es en este reino el mundo de la política!

 

A veces se cambia el foco y se habla de las inconmensurables virtudes del tío promesas (mi primo, el de Toledo), o de M. Rajoy, capo di tutti capi, que anda tapado tras la sombra de estos de Convergencia, lo que a ambos les viene de perlas para ocultar el tremendo expolio al que hemos sido sometidos, seguimos en ello.

 

El caso es que mientras le doy al magín, resulta que un amable funcionario de correos me entrega una carta del Ministerio de Hacienda en la que el eximio director general de costes de personal y pensiones públicas, tócate las narices, me informa de que me han subido la pensión un 0,25%. El panfleto viene en sobre de ventana que contiene una carta personalizada impresa por ambas caras. Si mis cuentas no me fallan, el coste del envío es superior a la subida que disfrutaré durante todo un mes. No me importa, soy feliz con lo que tengo y no necesito más por ahora; cuando me haga falta solo tengo que lamerle el culo en mis escritos a un tal Luis Carlos Sahuquillo, ¡nos queremos tanto!, para que me coloque bien colocado. ¡Ah, no, que a este le gustan más jóvenes!

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress