Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Sábado, 3 febrero 2018

El monstruo de Frankistein (Por Julio Magdalena)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Julio Magdalena 0 Comentarios

Les adelanto que siento decirles que, pese al sugerente título, no es mi intención hablarles de “delfinatos” políticos, monárquicos o similares; vamos, que ni siquiera trato de comentar una cosa tan sesuda como “Operación Triunfo”, sino que, en las líneas que siguen me voy a referir al conocido libro de Mary Shelley con motivo del 200 aniversario de su publicación, y lo voy a hacer porque su lectura me ha hecho descubrir que las películas que había visto sobre el “terrorífico ser” distan un abismo del contenido y, sobre todo, de los mensajes tanto explícitos como implícitos que emanan con profusión de las páginas de la obra, invitando a la reflexión continua y, a veces, hasta la introspección.

 

¿Pero qué dice este hombre?  ̶̶se preguntarán ustedes con misma razón que me asistía a mí antes de leer el libro, porque las imágenes vistas de Boris Karloff o Christopher Lee o Robert de Niro, acompañadas de efectos visuales y, sobre todo, sonoros, acertadamente impactantes, nos han inducido a considerar a la criatura (erróneamente se le otorga el nombre de su creador, el doctor Frankistein) como un personaje más del género de terror para hacernos pasar un mal o buen rato, según los gustos de cada cual, sin mayores pretensiones de índole intelectual.

 

Después de haber leído –y compartido- el libro, mi visión de lo expuesto es diametralmente distinta, ya que sin abandonar el objetivo primordial de la novela gótica de crear un ambiente de misterio, suspense y miedo, utilizando los escenarios más propicios a tal  fin, como son los cementerios; las tumbas; los cadáveres; los bosques tenebrosos, los castillos habitados por fantasmas, etc., he descubierto que la novela es todo un compendio de disquisiciones de diversa naturaleza, que van desde la religión al pretender el doctor emular a Dios en la creación de un ser humano a los límites de la ciencia en el desarrollo de las investigaciones y, sobre todo, en la utilización de sus resultados.

 

No es fácil escribir sobre el contenido de una obra tratando de animar a su lectura, sin traspasar la frágil frontera de destriparles su contenido, pero no puedo eludir comentarles el descubrimiento de una criatura cuya inteligencia y emociones dista mucho del monstruo asesino que nos muestran las películas citadas, ya que siendo verdad que es el autor de algunas muertes, no es menos cierto que no es tanto por el instinto de una naturaleza depredadora, cuanto por la respuesta a una hostilidad y un desprecio mostrado por todas las personas que se encuentra a su paso; en un claro guiño de Shelley de despertar en el lector la reflexión sobre la validez de la teoría de Rousseau: “El hombre es bueno por naturaleza y es la sociedad quien lo corrompe”.

 

En fin, creo que lo escrito es suficiente para estimular el deseo de leer (o releer) “Frankenstein o el moderno Prometeo”, pero no quiero dejar de expresar mi opinión sobre el repudio de la gente hacia la criatura se debe a la negativa primera impresión de su extrema fealdad, lo que se convertía en un inmediato rechazo que impedía que conocieran su verdadera personalidad y, como consecuencia, le obligaba a convertirse en un enemigo cuando su pretensión era justo lo contrario, lo que me impele a pensar que puede que la belleza esté en el interior, mas si no te dejan mostrarla: ¿De qué sirve? Pues eso.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress