Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Miércoles, 7 febrero 2018

Economía y política (Por Fermín Gassol)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Fermín Gassol Peco 0 Comentarios

No soy un “político” es decir una persona que viva de la política ni soy economista aunque haya estado trabajando en una entidad financiera casi treinta años y por lo tanto haya estado en contacto directo con este complicadísimo mundo del dinero. De todas maneras allá voy.

 

La pregunta que puede centrar este tema es de corte puro y llanamente académico sin posicionamientos políticos: ¿Prefiero vivir “más pobre” con el partido político de mis amores que vivir “más rico” con un partido político al que no voto? ¿Es la economía hoy un campo de intereses comunes para la mayoría de la sociedad?

 

Si existe un éxito logrado en la segunda mitad del siglo pasado y más concretamente en las tres penúltimas décadas ha sido la emergencia de una sociedad acomodada económicamente, a salvo de las carencias más básicas disfrutando de unos derechos adquiridos, de vivienda, medios de comunicación y servicios públicos.

 

Siempre recordaré mi primer viaje al amanecer en el metro de Madrid hace ya muchos años cuando lo cogía a las siete de la mañana para ir a clase. Me impresionó tanto aquel auténtico hormiguero que la imagen de los vagones atestados aún continúa como una clase de pedagogía en mi retina y en mi mente. Personas con corbata y sin corbata. Todo el mundo hacia un mismo destino, el trabajo.

 

¿Qué les diferenciaba “políticamente” a todos los que hacían ese trayecto de Portazgo a Plaza de Castilla al amanecer y en sentido contrario al anochecer? Todos iban en el mismo tren hacia el mismo destino, el trabajo. Todos sumergidos en esa actividad necesaria para vivir dignamente la mayor parte de sus vidas. Siempre me he hecho la misma pregunta. ¿Porqué no existe un partido político formado por esas personas que son las que llevan sobre sus hombros y bolsillos el peso de la nación? Estoy seguro que esos millones de personas en las grandes ciudades y en nuestros pueblos que madrugan y trabajan honradamente, sin buscar atajos, ni aprovechamientos, ni “listezas”, los que quieren trabajar sin cuento, lo que demandad en el fondo no son políticos que defienden a una parte…contra la otra, quieren gestores y administradores de un patrimonio común que es el de la nación y el originado por su trabajo.

 

 Estamos en una fuerte crisis económica. Pero la verdadera crisis puede estar en que el viejo perfil del político ha quedado obsoleto. Unos y otros se acusan de las mismas cosas. Da la sensación de que estamos en un círculo maldito del que no saben salir con una sociedad que camina por delante y los tiene desbordados.

 

Una sociedad nueva se abre paso a toda prisa. La clase política deberá reflexionar como hace cada “quisqui” en su familia o en su empresa…es decir renovarse o morir por el descrédito.

 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress