Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Miércoles, 7 febrero 2018

Recordar a 17 futuros beatos españoles (Por Vicente Langreo)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Vicente Langreo 0 Comentarios

 

Con el viaje del Papa a Chile y Perú, se han reconocido las virtudes heroicas del cardenal polaco, el Siervo de Dios Estefan Wyszynsky, y de los españoles Alonso Balzana, misionero jesuita en América, nacido en Belinchón (Cuenca), de la religiosa Marina de San José, de Alba de Tormes, fundadora de las Agustinas Recoletas, del sacerdote Teodoro Illera del Olmo, de la Congregación de S. Pedro y 15 compañeros asesinados en España el 1936 -1937.Y también es oportuno mencionar a dos misioneros jesuitas  relacionados con Cuenca, el P. Balzana (1530-1597) que murió en Cuzco, un experto en lenguas  indígenas, que anduvo por el norte de Argentina y por el Chaco.

 

        Aprender las lenguas indígenas para evangelizar era heroico, oían a los niños las palabras, las escribían y las memorizaban para comunicarse. En Méjico los misioneros franciscanos, dominicos,agustinos y jesuitas, para no aparecer distintos, se distribuyeron el terreno; los atraían para ganarse su confianza y poder ayudarles a corregir sus vicios: la embriaguez y la lujuria, formar la familia y llevándoles la religión del amor y la supresión de sacrificios  humanos  en Méjico y Perú. Según el historiador y académico Don. Luis  Suárez, España llevó a América el Padre Nuestro y el caballo, expresión del amor y del ideal caballeresco, y como un animal fuerte para las comunicaciones.

 

Las grandes Ordenes Religiosas de aquellos siglos, acudieron a evangelizar América según su propio carisma. Se calcula que durante ellos desde el XVI-XVIII, fueron destinados unos 15.000 religiosos, escogidos, de buena salud y sin retorno. Los Jesuitas llegaron a ser los más numerosos, aportando la religión y la promoción humana como todos, y además el conocimiento de las ciencias naturales, convencidos desde su fundación de que el dominarlas llevaba a Dios. Han tenido grandes teólogos, y crearon colegios, universidades y observatorios astronómicos por todas partes. Su “Ratio Studiorum” fue muy valorada por el Latín, la Gramática y las Ciencias. A Medina del Campo los trajo un rico comerciante que les apoyó y les entregó a sus cinco hijos para educarlos y fueron jesuitas, entre ellos destacó el P .José Acosta, provincial en Perú.

 

En Lima hubo los concilios I, II y III y a este último del (1582-83) lo presidió Acosta. Hubo también en Méjico I, II, III y IV concilios, en ellos se ocuparon de las tierras más pobladas. Se tenían en cuenta las Leyes de Burgos del 1512  y la Ética de la Conquista, según los teólogos, pasando del requerimiento a la solidaridad con los nativos y después del protectorado político, a reivindicar la libertad y las restituciones de las tierras, en tiempos de Felipe II, 1567, pasando a una especie de protectorado, gracias a la junta de Teólogos reunidos en Lima. En Méjico el 1541 asistió el Obispo D Sebastián Ramírez de Fuenleal, obispo de Puebla de los Ángeles, Méjico, y arzobispo y presidente de la Chancillería de Valladolid, natural de Villaescusa de Haro(Cuenca) antes fundó la Universidad de Santo Domingo en 1538, 1ª en América..

 

 Los jesuitas se dirigían a los indígenas y fundaban Colegios como el de San Pablo de Cartagena de Indias, inspirados por el padre Acosta y también San Pedro Claver evangelizador de los esclavos negros, con misa dominical y promoción humana, como en las Reducciones del Paraguay. El P.Acosta figura en muchas páginas de “La Historia de la Evangelización de América”, tomos I y II  BAC Mayor, ahí aparece no la colonización, sino llevarles las instituciones españolas. Existe el “Catecismo de Indios”   del III Concilio de Lima, impreso allí, es ejemplar único conservado en el Seminario de Cuenca firmado por P.José Acosta el l586. “La Historia de las cosas de Nueva España” de Fray Bernardino de Sahún, es un manuscrito sobre tradiciones de Méjico, que oídas  a los ancianos, escribieron los alumnos hacia el 1552. Después se quiso destruir, para no recordar sus tradiciones paganas; pero llegó a España, pasó a Italia, y en facsímil en 4 tomos, de ellos hay un ejemplar  en Cuenca.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress