Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Viernes, 9 febrero 2018
Fiestas

Pareja se reúne en torno a los pucheros del Jueves Lardero

Marcar como favorita Enviar por email
Guadalajara | ELDIAdigital 0 Comentarios

Ayer, niños y mayores participaron y disfrutaron de esta jornada carnavalera, tan especial, que se celebra siempre 47 días antes de la Cuaresma, con las tradiciones de los pucheros, la rifa del gallo y del conejo, y la merienda.

[Img #262147]

 

La villa de Pareja se reunió ayer en torno a sus tradiciones de carnaval, en el jueves lardero. En una fría mañana de invierno, los parejanos las recordaron, y pusieron en práctica, de la mejor manera posible, con varias generaciones presentes en la Plaza Mayor. 

 


A eso de las diez, Bar Tomás se encargaba de que los presentes calentaran manos y estómago con un chocolate calentito y churros, a la vera de la Olma Nueva, a la que estos días de agua y nieve han venido de maravilla. 

 


Mientras la gente desayunaba, aún con una temperatura que pasaba, pero por bien poco, los cero grados, los operarios municipales se encargaban de colgar los pucheros y macetas que los niños y niñas de Pareja habían preparado estos días en el colegio. Los mayores se afanarían luego por los romperlos con el garrote. Para los más chiquitines, había globos. “Desde que volvimos a clase, después de Navidad, los niños nos han estado preguntando por los pucheros del jueves lardero”, contaba ayer Javier Madrid, uno de los profesores del CRA Santa Lucía que les acompañó en la actividad.

 


A la hora convenida,  sólo unos minutos después de las once de la mañana, los niños, con los ojos tapados,  después de dar tres vueltas sobre sí mismos, y con el palo en la mano, buscaban su puchero, para romperlo. Seguían para ello las orientaciones de los mayores que los rodeaban: “a la derecha, dos pasos adelante… Y ahora, ¡dale!”, se escuchaba decir.

 


Dentro, harina, arroz y garbanzos. “Ellos traen los pucheros, y la decoración y el relleno, los hacemos en clase. Por desgracia, cada vez quedan menos niños en los pueblos. Es bonito que se mantengan estas tradiciones y, sobre todo,  que las conozcan y valoren, para que luego también ellos las transmitan”, seguía el profesor.

 


Entre los palos al aire y a los pucheros, los abuelos, además de orientar a sus nietos, recordaban los días en los que fueron ellos quienes se afanaron por romper los botijos. “Éramos más de cincuenta”, decía uno de ellos. “La vara era más larga, y dentro de los pucheros había agua, arroz y garbanzos, harina, lapiceros, caramelos y, en por lo menos uno, una paloma”. Naturalmente, no faltaron los veteranos que se animaron a ponerse la venda y a romper su puchero.

 


A continuación, los niños sortearon el conejo y el gallo desde la balconada del Ayuntamiento, como es costumbre en Pareja. A este respecto, también tenían los veteranos del pueblo alguna cosa que decir: “Antes, nadie quería vender el gallo para sortearlo, porque era costumbre sacarle copillas al dueño, que a más de uno le ponían la cara colorada”.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress