Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Martes, 13 febrero 2018
Política

El Senado apercibe a la senadora de Podemos por C-LM que envió a un asistente a votar en su lugar

Marcar como favorita Enviar por email
NACIONAL | ELDIAdigital 0 Comentarios

La Mesa del Senado ha acordado por unanimidad apercibir a la senadora discapacitada de Unidos Podemos por Castilla-La Mancha Virginia Felipe que en el Pleno de la semana pasada envió a un asistente a votar en su lugar, al no llegar ella a tiempo, y ha decidido la anulación de ese voto.

[Img #262932]

 

El apercibimiento se le enviará por escrito a la senadora y supone un aviso de que si en el futuro se produce otra circunstancia grave como esta, se enfrentará a sanciones mayores. La Cámara entiende que no se cometió un delito, pero sí un hecho grave.

 

El vicepresidente primero de la Cámara, Pedro Sanz, ha hecho hincapié en que no es una decisión con respecto a "una senadora discapacitada" sino sobre una senadora "normalizada" y que puede trabajar en similares circunstancias que el resto de parlamentarios, ha dicho, señalando que la institución ha invertido 113.000 euros en adaptar sus infraestructuras. Ha contratado también a dos asistentes para que la ayuden, con un coste anual cercano a los 80.000 euros, según los datos facilitados hoy por la institución.

 

Sanz ha asegurado que se estaría haciendo "un flaco favor al mundo del discapacitado" si no se interpreta la sanción del Senado en estos términos. "Se han puesto todos los medios y eliminado todos los obstáculos para que pueda llevar a cabo su tarea con normalidad. Lleva dos años votando y no ha habido ningún obstáculo. Hay otros senadores que muchas veces no llegan a votar, es problema de cada uno, su planificación", ha agregado.

 

El hecho tuvo lugar en el Pleno del pasado miércoles, al votar una moción del PP sobre criptomonedas. La senadora no llegaba al hemiciclo a tiempo y envió a uno de sus ayudantes a votar en su lugar, a una de las personas que siempre le acompañan y que habitualmente están dentro del Pleno a su lado. Algunos senadores que presenciaron la escena le hicieron ver que aquello no era correcto, según fuentes consultadas por Europa Press, pero él votó igualmente.

 

El voto de los parlamentarios es personal, como establece la Constitución. Durante las votaciones en los Plenos, se cierran de hecho las puertas y en el hemiciclo sólo pueden permanecer los senadores y los asistentes de los senadores con discapacidad como Virginia Felipe.

 

 

EN IGUALDAD DE CONDICIONES


Sanz ha insistido en la rueda de prensa en que el Senado ha trabajado para que la senadora cumpla su función "en igualdad de condiciones" que el resto y ha reiterado por ello que el acuerdo alcanzado por unanimidad por la Mesa, formada por cuatro miembros del PP, dos del PSOE y uno del PNV, afecta a una parlamentaria "normalizada".

 

"Me gustaría que el análisis no se haga pensando en una senadora discapacitada", ha dicho en varias ocasiones. La Mesa entiende que el hecho de que otra persona votara enviado por Virginia Felipe es "grave" y de ahí el apercibimiento.

 

Preguntado si en la reunión de este martes ha habido alguna reflexión sobre la necesidad de ampliar la llamada al Pleno antes de las votaciones, a la vista de lo que alega la senadora, que no llegaba a tiempo, Sanz ha respondido que la obligación de los parlamentarios es "estar presente en el Pleno" y que durante dos años, Virginia Felipe ha trabajado sin problemas.

 

"Cada no se administra, si se va, si se queda en el recinto, sabe el tiempo qué tiene. Durante dos años la senadora ha ido conviviendo con estos tiempos. Otras personas no han llegado al Pleno y no han votado, no pasa nada", ha explicado.

 

Ha asegurado que nadie avisó a la Mesa de que la senadora no llegaba y que se ampliara el tiempo de la llamada al Pleno. "A nadie se nos dijo esperen ustedes. Se está a lo que los ujieres van diciendo, se cierra la puerta y el que entra, entra y el que no, no entra", ha añadido.

 

Pedro Sanz ha hecho un resumen de las obras realizadas por el Senado, desde el apartado para votar en el escaño, al despacho de la parlamentaria, los accesos a las tribunas de oradores o algunos baños.

 

 

RESPUESTA DE LA SENADORA

La senadora de Unidos Podemos, Virginia Felipe, que el pasado miércoles envió a un asistente a votar en su lugar en el Pleno del Senado, ha alegado en un escrito presentado a la Mesa que fueron las complicaciones que afronta para moverse por la Cámara Alta en su silla de ruedas las que hicieron que llegase tarde a la votación, aunque precisa que pidió que la esperasen.

 

Así lo relata Felipe en el escrito, al que ha tenido acceso Europa Press y que la Mesa del Senado ha recibido este martes junto a una carta del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi), en la que se pedía a la institución que no tomara medidas contra la parlamentaria. La Mesa ha acordado apercibir a Virginia Felipe, lo que se traduce en un primer aviso que puede provocar sanciones si vuelve a cometer otro hecho considerado grave como este.

 

En su carta, la parlamentaria relata lo que le ocurrió aquel miércoles. Durante el Pleno, tuvo que ir al baño y subir hasta la cuarta planta, donde tiene un servicio adaptado específicamente a sus necesidades cerca de los despachos. Esto, alega, supone una "situación de desigualdad" con el resto de miembros de la Cámara, que cuentan con un baño a pocos metros del hemiciclo.

 

Virginia Felipe explica a continuación el trayecto que tiene que realizar hasta llegar a ese baño, una sucesión de ascensores y de pasillos para pasar de un nivel a otro y llegar a la cuarta planta.

 

Y alega que cuando ya estaba de vuelta comenzó a sonar el timbre de votación, por lo que le dijo a su asistente que informara a los ujieres para que esperaran unos minutos, ya que se encontraba a las puertas del salón de Plenos. Según su versión, no se atendió esta solicitud, las puertas se cerraron y, por indicación de ella, el asistente votó en su lugar desde el escaño.

 

De vuelta al hemiciclo, Virginia Felipe explica que habló del asunto con varios senadores que le habían reprochado al asistente que votara; añade que acudió también a comentar el caso con la letrada de la Mesa, para informarle de lo ocurrido y de las circunstancias en las que se vio envuelta.

 

La Mesa del Senado ha defendido que la situación de la senadora está "normalizada", que se han puesto medios para que trabaje como el resto de parlamentarios y que lleva dos años votando sin incidentes, por lo que no ve justificado lo que ocurrió el otro día.

 

 

"BUENA FE"


El Cermi, por su parte, había pedido al Senado que no tomara ninguna decisión contra Virginia Felipe atendiendo a su situación y que incluso aprovechara el caso como "una llamada a una acción más intensa" a favor de la accesibilidad. El Comité reconoce que la Cámara Alta ha "progresado considerablemente", pero añade que siempre se puede mejorar.

 

Para este organismo, se demuestra que la senadora actuó de buena fe porque "inmediatamente después" de que ocurrieran los hechos avisó a la letrada que asistía en ese momento al Pleno. "Le informó de lo ocurrido y de las circunstancias en las que había tenido lugar, un comportamiento que evidencia la buena fe, la diligencia y la transparencia absoluta por parte de la senadora", se agrega en la carta.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress