Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Lunes, 5 marzo 2018

La derecha española es proclive a la arrogancia (Por Fermín Gassol)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | ELDIAdigital 0 Comentarios

 

Si ayer mismo comentaba de la izquierda su marcado carácter “victimisma” hoy digo que la derecha en España presenta un carácter altivo, arrogante y prepotente. Un talante de seriedad en las expresiones que empañan la rigurosidad de las decisiones a tomar y pretenden trasmitir, una suficiencia hacia la actitud de pensar que la labor a realizar resulta tan evidente…que no es necesario dar explicaciones. Ya en otra ocasión denunciaba el carácter poco amable, la falta de empatía con las causas que adorna en general a los políticos de P.P. Ellos mismos lo dicen, no estamos aquí para caer simpáticos sino para hacer lo que se debe; lo cual no quita que los mensajes deban hacerse con más cercanía, con otras caras y maneras. 

 

Rajoy creo que representa de una manera muy clara esto que digo. Descontando que la situación heredada se asemejó a tener que recibir con los brazos abiertos un piano lanzado desde un quinto piso, que es lo que Zapatero y Cia lanzaron a la calle antes de irse…la actitud estoica, lejana, teórica y hermética del registrador gallego no parece ser ni la más idónea ni explicable para un político que gobierna. En su comportamiento se adivina permanentemente que obra así porque piensa que está haciendo lo que debe sometiendo a la ciudadanía a un ejercicio de captación de intenciones, que por ello no debe dar explicaciones; en su fuero interno pensará: aquél que lo capte, bien y el que no, pues peor para él. 

 

La derecha democrática española siempre ha tenido dos problemas a la hora de gobernar; uno ajeno a ella, el otro sin embargo, propio. El primero hace referencia a que la percepción social tiende a identificar más a la izquierda con la democracia. Esto hace que a la derecha se le exija más y se le consienta menos que a la izquierda ante situaciones y decisiones iguales o al menos parecidas.

 

 El segundo gran problema de la derecha es que no sabe trasmitir, “vender”, hacer cercana en su gestión. Probablemente Rajoy no ha tenido otro camino para intentar sacarnos de la crisis que el seguido, pero su silencio y falta de explicaciones resulta tan incomprensible como exasperante. Cierto que son muchos los caballos galopando en esta crisis a los ha tenido que embridar  pero eso se explica y se defiende. 

 

En política hay que “perder mucho tiempo” explicando el porqué de las cosas que se hacen; en el Parlamento principalmente por supuesto, pero también “en la calle” de manera afable; en esto la derecha debe aprender de otros que la utilizan en exclusiva con tono airado y ofensivo, a veces antidemocrático para beneficio de ellos mismos. 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress