Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Domingo, 18 marzo 2018

EDUCACION SEXUAL E IDEOLOGÍA DE GÉNERO (Vicente Langreo)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | ELDIAdigital 0 Comentarios

 

Son realidades distintas  y enfrentadas hoy. Educar es comunicar conocimientos y promover actitudes, haciendo que las personas sean más libres, con mejor criterio para conducir su vida con  normas humanas que equilibren a las personas, capacitándolas para el amor, no reducido solamente a información, sino para vivir social y moralmente. En la persona, sexualidad y amor deben caminar unidos, por lo que aportan y significan como argamasa que traba las familias en la sociedad. El inventor y creador de su energía y tensión  en los vivientes es Dios. La sexualidad es más rica en los humanos que en los animales; en las personas es más cerebral, cargada de afectividad y de libertad. Pueden existir anormalidades, aberraciones, violencias, delitos y hasta crímenes. La sexualidad implica la genitalidad y la afectividad para un desarrollo personal Cuando  masculinidad y feminidad no se corresponden con la realidad fisiológica, aparecen la homosexualidad  o el lesbianismo, que afecta al 10% de los varones y al  5% de las mujeres. Sus causas no se conocen bien, proceden de anormalidades o de vicios.

 

El sexo en los vivientes es natural, y en la cultura grecorromana, se llegó a verlo como pecaminoso y vergonzante; pero es ley de vida, que teológicamente, es  huella de la SS. Trinidad. Y si por el pecado todo es degradante y tiene su cruz, con la libertad y la ascesis por las virtudes, es también camino de salvación. a) Como lenguaje de amor en el matrimonio, es fuerte y frágil hasta hacerlo: una “comunión de amor al servicio de la vida” b) El placer sexual no es malo ni degradante, pero si se puede pervertir. c) Es mediación del acto creador y tiene también otros fines, si se cuidan las leyes morales; y  el educar bien a los hijos es un gran servicio d)  Su intimidad tiene además  dimensión social, que exige responsabilidad, formar bien a los hijos hoy tarea difícil.

 

La sexualidad debe encuadrarse en la racionalidad, dentro de un diálogo entre Religión y Ciencia sobre la realidad humana, en su evolución y génesis, en la biosfera y con las notas del humanismo cristiano. Son específicas de la persona la capacidad de proyectar, progresar e inventar; como ser ascético, renunciar, pensar, cambiar y percibir estímulos y reaccionar ante  las realidades. El hombre creado a imagen de Dios es un ser ético abierto al conocimiento del “amor de Dios,”que nos permite afirmar la identidad cristiana, consistente en conocer y creer en el amor que Dios nos tiene. Unidos en la Iglesia, somos signos y espejos encarnados en una cultura, y conocerlo es uno de los anhelos del ser humano, que requiere una pedagogía personal, familiar y social  Su forma es la medida ideal del “amor  entre el hombre y la mujer”. Esta analogía entraña un humanismo cordial, de iguales en dignidad, libertad y derechos donde en la familia nace a la sed de Dios, inseparable del cristianismo  como su  respuesta más digna.

 

Hoy existe malestar familiar y social ante la gran revolución cultural del mundo desarrollado, con presencia discriminada de la mujer laboralmente y con limitaciones salariales -que con igual titulación y con menos puestos de responsabilidad -  afecta a la convivencia, a la natalidad y a la educación de hijos, si falta la conciliación familiar y laboral. La llamada ideología de género, no parte de la sexual diferenciada, por y para la procreación, sino que desprecia  esa realidad objetiva. Y así nace la ideología de género que prescinde de la objetividad,  tomando tal ideología como la verdad. Y cuando el hombre endiosado se cree autor y creador y de la verdad objetiva, impone su ideología de género como verdad básica y sus consecuencias, siendo una errónea autoafirmación humana. Descubrir la verdad objetiva del hombre es laudable y prudente; pero afirmarse por si mismo como verdad, sin respetar al creador es falso y nocivo en sus realizaciones, que generalizadas,  degradan moral y socialmente  la  convivencia humana 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress