Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Martes, 20 marzo 2018

LOS JOVENES ANTE SUS MIEDOS Y DUDAS (Vicente Langreo)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | ELDIAdigital 0 Comentarios

 

 

Este año el 25 de Marzo con ocasión de celebrar la XXXIII Jornada mundial de la Juventud que tendrá lugar en Panamá  el 2019, a nivel diocesano y como preparación, el Papa ha dirigido a los jóvenes, para en el Domingo de Ramos, día de la Encarnación, un oportuno mensaje, sabiendo que viven hoy entre dudas, miedos e inseguridades por la marcha acelerada y desconcertante del mundo, con tantos avances y retrocesos, entre  falsedades, aspiraciones y temores, con posibles éxitos y fracasos. Se dice siempre  que “la fortuna ayuda a los audaces;” pero a la vez hay que ser prudentes, contar con Dios y fortalecer la propia personalidad. La Iglesia haciéndose eco de la palabra de Dios y experta en humanidad, tiene en su historia sus modelos en los santos, comenzando por María. “Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo”Y esta su respuesta: “Hágase  en mi según tu palabra” Así se encarnó en su seno el Hijo de Dios y por Él entramos los humanos, en la fe, que es como la gracia de una certeza, ofertada por Dios. Es necesario reconocer y experimentar continuamente, cómo debemos educarnos y acertar con los modelos ejemplares. Si nos seducen las apariencias y faltan los motivos, emergen los  egoísmos y las ambiciones. No encontrar figuras e ideales nobles, conduce a miedos e inseguridades, y si faltan el amor, la compresión familiar y buenos amigos, se llega a rechazar y  pasar de Dios, y atrapados por corrientes mundanas, a vivir desorientados.

 

Cuando en la adolescencia se hace la pregunta, sobre quién  soy y qué quiero ser en la vida, surgen los miedos e inseguridades. Es el momento de la opción vocacional, de la elección de carrera, de profesión y de formar una familia. La historia está llena de personas que encuentran su vocación, en diversas profesiones o consagrándose a Dios, y en ellas descubren el sentido de su vida, sirviendo a otros y al bien común, contando con la precaria felicidad humana y además esperan la salvación. También enseña la experiencia, que el hombre es lo que quiere  ser, si se lo propone con voluntad firme -“hace más el que quiere que el que puede-” En el Antiguo y Nuevo Testamento, los profetas y los apóstoles tuvieron también sus miedos y angustias para cumplir la misión que les fue encomendada. “No temas María, Alégrate, llena de gracia”- le dijo el Angel -¿Por qué tenéis miedo, hombres de poca fe?- dijo Jesús a los Apóstoles, cuando se hundían en el lago.(Mt.4,40) La historia de la Iglesia, ya bimilenaria, ha padecido múltiples persecuciones y ha visto caer a imperios y a sus perseguidores. Los jóvenes están hoy angustiados entre las ofertas del mundo, como espejismos de realidades que no existen y con el realismo de las inseguridades propias, que los inquietan  y amenazan

 

 Es necesario un discernimiento espiritual, encontrar y afirmarse en la vocación propia, lograr confianza, vencer miedos, superar dudas, sentir seguridad y barrenar las naves para no retornar a lo mundano, ni apocados encerrarse  en sí mismos. El diálogo con personas de experiencia, oración y leer la Sagrada Escritura, aprender de otros abiertos a la infinita misericordia de Dios, ayuda a superar  dudas, temores y tropiezos. María despejó las suyas y encontró la gracia de Dios. Es bueno confiar en las propias fuerzas intelectuales y morales, fortalece la personalidad, para elegir siempre la verdad, -teológica y espiritualmente más valiosa que lo efímero- permite tener la prudencia y la humildad, para saber acogerse a la infinita misericordia de Dios, seguros de que su gracia está con nosotros, para ser fieles a la vocación asumida. La gracia de Dios toca el hoy de nuestras vidas para sacar de los males bienes. Cristo crucificado es el ejemplo. Si Dios está con nosotros, ¿quién contra nosotros? (Rm.8,31)

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress