Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Domingo, 1 abril 2018
Semana Santa

Sábado Santo. Procesión de Duelo.

Marcar como favorita Enviar por email
Noticia clasificada en:
Cuenca | Rafael Torres 0 Comentarios

Este Sábado Santo la Semana Santa de Cuenca volvía a tener una procesión en la calle. Han pasado 54 años sin procesión oficial con imágenes que recorrieran las calles de la Cuenca Nazarena. La última vez fue en el año de 1964.

[Img #271138]

 

En este año de 2018 procesionó por primera vez la Venerable Hermandad de Nuestra Señora de los Dolores y las Santas Marías.


A principios de siglo existía una procesión el Sábado Santo que subía desde la Iglesia de la Virgen de la Luz hasta el Santuario de las Angustias; procesionaban con una Virgen, (probablemente la Soledad del Puente). El siguiente intento de recuperar la tradición fue en 1956, cuando la Diócesis de Cuenca instó a la Hermandad de la Cruz Desnuda a organizar la procesión, que subía a la Plaza Mayor por la Hoz del Huécar; al igual que la procesión anterior salía con una Virgen (la Dolorosa de Mena), junto con la propia Cruz Desnuda.

 


Antecedentes para la realización de esta procesión.


Fue en 2009 cuando un grupo de jóvenes vertebran una corriente surgida de las redes sociales para recuperar el espíritu de aquella procesión, con dos objetivos fundamentales: completar el calendario nazareno y participar en la Vigilia Pascual. Lo hacen recuperando la advocación de Nuestra Señora de los Dolores, acompañada por María Magdalena y María Salomé, presentes en la muerte de Cristo y que hallaron el sepulcro vacío. En 2016 la Hermandad se erige canónicamente y es en 2017 donde entra oficialmente en el seno de la Junta de Cofradías.

 


La obra escultórica es del imaginero cordobés Francisco Javier López. Destacando en el conjunto procesional el diálogo interno que trasmiten las Marías consolando a la Virgen.

 


Con esta procesión termina con la celebración de la Vigilia Pascual. La iglesia entrega la Luz del Resucitado a los hombres

 


Había mucha expectación en la salida  de la procesión con la plaza de San Esteban llena y una tarde primaveral que se sumó así al éxito de la procesión. El desfile lo presidió la procesión por parte eclesiástica el Cledo de Villarromán y en  la civil el concejal José Ángel Gómez junto a Rafael Castillejo que representaba  al Santísimo Cristo de la Luz en la Junta de Cofradías.

 


Abrieron el cortejo procesional unas matracas junto a la Cruz de guía junto a la Cruz con sudario que portaba un hermano. Los cofrades vistieron túnica blanca anudada al cuerpo con cordiales amarillos y rosario completa el uniforme el capuz negro de tela en los que estaban presentes los símbolos Pascuales en la procesión, el acetre de agua y el Cirio Pascual.

 


La procesión tomó las calles de Aguirre y las Torres para llegar a la Puerta Valencia para encarar la subida hacia la parte alta de la ciudad. Continuó por las calles Alonso de Ojeda, Solera, y del Peso para llegar a la confluencia con Andrés de Cabrera. Siguió el cortejo por la calle Alfonso VIII que le llevó a la Plaza Mayor en busca de su final en la Catedral de Santa María y de San Julián.

 


La procesión se hacía notar a su paso  anunciándose con  el sonido de las matracas. Un sonido estridente y seco que rompía de lleno el silencio que se producía a la llegada del Duelo procesional.

 


En las andas iba colocado el Cirio Pascual que una vez dentro de la Catedral fue dirigido hacia el fuego de Pascua para ser encendido por el Obispo José María Yanguas.

 


La parte musical corre a cargo del grupo Fever Band. Se estrenaron obras de los compositores conquenses J. Carlos Aguilar, José Mencias, Pedro José García, entre otros.

 


Durante todo el recorrido la presencia de un nutrido público fue la constante en cadua unas de las calles por donde transitaba la procesión y desfilaba el paso portado por 38 banceros sobre las andas antiguas de la Hermandad del Bautismo de Nuestro Señor Jesucristo, en un cortejo que lo cerraban tres faroles de mano dejados por la Hermandad del Santísimo Ecce Homo de San Miguel.

 


Fueron muchos los conquenses que quisieron formar parte de esta procesión histórica para la Semana Santa de Cuenca. Con ella, la Semana Santa de Cuenca completaba este Sábado Santo acercándose a la Virgen María que sigue en pie con el dolor, la fe y la esperanza inconmovibles. María cree y espera y Cuenca la representa en esta primera procesión del Sábado Santo.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress