Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Jueves, 12 abril 2018

FABRICAR UN LÍDER (Por Francisco Page)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | ELDIAdigital 0 Comentarios

Una de las más consolidadas certezas entre el común consiste en la convicción de que la ideología de los políticos es tan firme como el pilar que sostiene la más imponente de las catedrales.

 

[Img #272953]Que esos personajes dedicarán su tiempo y el de sus familias a luchar con denuedo por conseguir unos objetivos marcados con letra gorda en un programa electoral: la defensa de lo común, el progreso, la protección, la consolidación de unos valores morales históricamente maltratados… Todos coinciden, y lo repiten hasta la saciedad con esa lengua de madera que hace tan difícil su comprensión. Esa es la fachada, el animal político (Zoon politikón) es al fin de cuentas un ser humano dotado de instinto de supervivencia, investido de un alto concepto de sí mismo; en esencia, es un narcisista que quiere imponer su mirada al público que lo contempla.

 

Esto viene, por lo de la Cristina Cifuentes. Es obvio que comparte con muchos de los que han sido elegidos para la gestión pública ciertas actitudes: es una narcisista que usa la mentira para sobrevivir en ese mundo de tiburones en el que hasta ahora tan a gusto nadaba dando una imagen de liberalidad poco en consonancia con su pasado tardo franquista de miembro destacado de las juventudes de Fraga.

 

Uno que fue amigo, hace algunos años, me dijo casi en secreto que la doña era republicana, como nosotros; que cuestionaba los privilegios de la Iglesia, como nosotros; que era necesaria una derecha más europea dotada de valores éticos más próximos a la cultura alemana. Dada su vehemencia me lo creí, soy de natural ingenuo, y empecé a mirar a la señora con cierta tolerancia e incluso afecto, más cuando vi cómo se enfrentaba a la mafia madrileña del partido Popular.

 

Era un burdo montaje. Otra persona, me habló el lunes de Marisa, que si Marisa tal, que si cual. Quién puñetas era Marisa. Marisa González Casado es jefa de gabinete de la señora Cifuentes, Thelma y Louise las llaman. El nombre no tendría mayor importancia si no supiésemos que se trata de la anterior jefa de gabinete de Gallardón, la que nos hizo creer que el joseantoniano era la esperanza blanca de la derecha. ¡Tate!, una creadora de líderes. Cuando echen a esta pájara, a Cifuentes, de la presidencia de la comunidad de Madrid, Marisa fabricará a otro(a) líder dotado de cualidades al gusto de todo el mundo. Aunque no sé si le dará tiempo, porque la persona ocupada en inventar a Albert Rivera se lo está poniendo difícil.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress