Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Lunes, 16 abril 2018

NOSOTROS MISMOS (Por Fermín Gassol)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | ELDIAdigital 0 Comentarios

“Si hubiera una nación de dioses, estos se gobernarían democráticamente, pero un gobierno tan perfecto no puede ser adecuado para los hombres”. (Rousseau).

 

 

[Img #273667]Tan elevado era el concepto que este filósofo suizo tenía sobre el mejor sistema político como bajo aprecio hacia sus protagonistas y destinatarios. 


Mucho opinamos a todas horas y lugares sobre “la clase política”, de la talla de sus representantes, de las promesas y notables vacios a la hora de aportar las debidas soluciones. Pero no es frecuente encontrar críticas hacia “la  clase ciudadana”, opiniones sobre nuestra calidad como electores, sobre el nivel de exigencia requerido a aquellos que elegimos ni a nuestra consiguiente responsabilidad como ciudadanos. Es frecuente oír frases como “tenemos lo que nos merecemos”. Bien pues la diferencia entre súbdito y ciudadano está precisamente en que este último es también sujeto de los derechos establecidos además de las comunes obligaciones que ambos conceptos contienen.
   

 

En el mundo de la política, en la parcela de libertad que esos derechos nos permiten, hemos de ser conscientes de que pueden existir “esclavitudes consentidas” decisiones cautivas que son consecuencia del estómago agradecido o del caliente corazón más que de la fría testa y que nos mantienen aún en  situación de súbditos por torpes intereses; alcanzar el grado de plena ciudadanía sin restos de subyugación más o menos tangible es posible después de andar el difícil y generoso camino de la solidaridad; exige por nuestra parte un paulatino aprendizaje en lograr independencia intelectual y formación moral es decir, evolución sociocultural porque nada existe en este mundo con vida que pueda permanecer anclado y arcaico. Nada es hoy igual que ayer ni que mañana. 
     

 

El presidente Roosevelt apeló en su día al hecho de que “una gran democracia debe progresar o pronto dejará de serlo”. Las democracias progresan de manera única, a base de más democracia que es lo mismo que decir con más calidad e independencia entre los que elegir haciendo posible la necesaria alternancia que como diría Churchill, fecunda el suelo de la democracia. 

 

Si la democracia no logra que los ciudadanos lleguemos a este grado de “cultura pública” permaneceremos es una situación de democracia dependiente, bien de pesebre  o de pasado, actuando en “contra de” más que “convencido por”; de esta necia manera nunca alcanzaremos un “estado de lucidez” que nos haga ciudadanos respetados y sí cautivos de nuestros pre-juicios y de unos políticos que sabedores de esto “alivian” los discursos con discursos recurrentes, fáciles y poco interesantes para el “respetable público”, sin verse obligados a la necesidad de esforzarse en un exigente “tiro por elevación” para mejorar de una manera sustancial nuestro futuro. 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • LSSIAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress