Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Domingo, 22 abril 2018

SALGAMOS DE LA INDIFERENCIA E INCREDULIDAD (Por Vicente Langreo)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Vicente Langreo 0 Comentarios

Es hora de que cuantos  formamos y somos el Pueblo de Dios, alcemos la mirada hacia horizontes nuevos, con la alegría y esperanza renovadas, por los Misterios que celebramos, culminando en la Pascua de Resurrección de Cristo. Entre las vacaciones primaverales, las preocupaciones sociopolíticas y los afanes diarios, nos contagiamos de la incredulidad y la ingratitud, del olvido y de la indiferencia, suplantados de nuevo los Misterios por las corrientes y la marcha del mundo, Hasta se contagian las más grandes fiestas de lo sagrado que se suplantan por el consumismo y la ociosidad. El contenido religioso de la Semana Santa y del Triduo Pascual, exalta la Cruz, la bandera más significativa Misterio de Cristo y revelación del amor de Dios, de nuestra Redención  y de la experiencia de la inmortalidad humana. Esto marca el camino seguro. La muerte terminará  en victoria y  las comunidades cristianas, son de las personas que  esperan. “La verdad  es la condición necesaria en el  hombre para vivir como libre.”Columnistas Inteligentes  de los periódicos señalan, que  vivimos en una época moralmente confusa, no se tienen  en cuenta los Mandamientos, básicos en la cultura occidental cristiana, aunque se quebranten –siempre han existido los pecados – hoy lo predominante es una idolatría del dinero y la habilidad en el manejo de la mentira; y esto deshace la convivencia familiar y social, hasta amargar la convivencia haciéndonos ingobernables.

 


Y a la, vez las amargas realidades  del mundo, como un río de bienes pasajeros, nos cansan,  con las fatigas del trabajo y con las  preocupaciones de cada jornada, en las distintas profesiones, con rutinas y  riesgos; y además entre dudas  e inseguridades viendo cómo las grandezas  humanas  se desvanecen y pierden  relevancia en la historia cayendo en el olvido. Pero el ser humano es indigente, capta la vaciedad  de sus afanes y vanidades, y sintiéndose buscador de la realidad fundamento, ve como  civilizaciones de egipcios, griegos y latinos, ya buscaban y adoraban a los  Dioses. También hoy con ayudas y tecnologías, ve cómo gracias a la revelación bíblica del Antiguo Testamento y al acontecimiento de Cristo y de su realidad histórica, testificada por tantos mártires, tenemos la Revelación, que lejos  de aturdirnos o cegarnos por su poder  y su gloria, podemos gloriarnos, por quién  nos ha hecho señores, libres, responsables y focos de su verdad y su luz, testigos y portadores de un conocimiento de salvación, importante y  decisivo hoy, lo más olvidado por la indiferencia  y la incredulidad  de nuestra sociedad-.​No basta con ser o sentirnos más inteligentes, más cultos y con más habilidades  humanas para encontrar a Dios; es necesario que nos llegue su palabra mediante un adoctrinamiento o la educación exterior; junto a  ellas  necesitamos la moción interior de la  gracia; sus cauces son las comunidades religiosas vivientes y las parroquias que son las comunidades  del Pueblo de Dios. En nuestro tiempo las fiestas religiosas más significativas, los domingos, las fiestas Patronales y fines de semana, son vacaciones sin el sentido religioso  que las  motiva. Hay que hacer compatibles el descanso, la escucha de la Palabra de Dios y el necesario  descanso. En general las fiestas se preparan, personal, familiar y socialmente. Son días para descansar, reflexionar, buscar la paz interior y el silencio; para  dedicar y perder – que será ganancia – si empleamos un poco de tiempo para escuchar y buscar a Dios. Pues al fin solo verá a Dios el que lo busca  y tiene empatía con quien espera en la intimidad de su alma. “Ho hermosura  siempre antigua y siempre nueva, Nos has hecho, Señor, para Ti y nuestra alma está inquieta hasta descansar en Ti” Esta  experiencia  se manifiesta en las dificultades de cada tiempo, Y  más en este tiempo, cuando que se pervierte la verdad y exalta la mentira.
 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress