Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Miércoles, 25 abril 2018

​CONOCER, AMAR Y SERVIR A DIOS (Por Vicente Langreo)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Vicente Langreo 0 Comentarios

Esta es la conocida afirmación ignaciana que ha cambiado muchas vidas en el mundo, Pero el Evangelio ya señaló antes que “el dejarlo todo y buscar a Dios solo, era el ideal monástico; después “imitar a Cristo pobre” los mendicantes; posteriormente  hombres y mujeres fundaron órdenes religiosas para atender a las obras de misericordia corporales y espirituales, según demandan los tiempos. España ha sido en Europa quizás, la más fecunda en personas consagradas a Dios, contemplativas, religiosos/as y misioneros/as y mucho clero secular.  También ha sido España quien más misioneros y mártires ha dado al mundo. Anualmente se celebra el 2 de Febrero la “Jornada de la vida consagrada” y el 19 de marzo el “Día del Seminario,” formas de consagración- en busca de perfección sobre el Bautismo y el matrimonio, como entrada en la Iglesia y servicio a la vida y a la sociedad, llamados a la santidad. El desafío de nuestro tiempo es la devaluación de estructuras cristianas ante la mundanización científico-técnica, económica, mediática y exaltando la libertad frente a la Verdad y el amor de Dios, sin atención a la salvación. Los consagrado/as a Dios, ejercer el ministerio y la Eucaristía, son  referencias que no pueden faltar en  la humanidad  llamada a  la salvación.

 


Resulta que indagando en las culturas y civilizaciones, todas encuentran en las religiones una realidad fundamento que las vinculan y afirman sus formas de vida como expresiones religiosas. Misioneros que fueron a América, al África y al mundo Asiático, encontraron religiones deformadas, con ritos y prácticas, sin una Divinidad  humanizada La grandeza del cristianiano es ser hijos y herederos de un Padre común, por la revelación de Cristo, crucificado y resucitado para salvación nuestra. La esencia del Cristianismo es la  Verdad y el Amor de Dios que nos hace libres, y con su gracia y la cooperación nuestra, colma  y  satisface todas las  aspiraciones  humanas. El P Adolfo Nicolás, desde el 2008-2016 y Pedro Arrupe después del Concilio, zamorano y vasco,  misioneros en Japón, fueron después Generales de la Compañía. Y la dificultad  mayor para penetrar el cristianismo en el Japón y en general en Asia está en penetrar su cultura. Igual que los primeros cristianos buscaron la síntesis para contactar con los filósofos paganos, así en Asia hay que hacerlo con el budismo y el shintoismo. Según su experiencia “En todo está Dios, y en todo se encuentran signos de su presencia” El papa insiste en la Misericordia de Dios. La Biblia muestra la creación como obra de Dios que sirve para descubrirlo. S.Agustín desde el platonismo señala la inquietud humana hasta llegar a Dios, que buscando la sabiduría llegaba al bien y a la verdad. Dos tercios de la humanidad, tienen que ser impactados por la Palabra y la Eucaristía fuentes eficaces de vida, sintetizadas en la Liturgia  y encargadas a la Iglesia. Los múltiples intercambios  en el mundo actual, son una posibilidad para rebasar los muros y a la vez desplegar la misericordia de Dios traducida en obras para humanizar la sociedad.

 


Una referencia para cristianizar el mundo y humanizar la fe de la Iglesia, es el cuidado y cultivo de los futuros sacerdotes  en los Seminarios. El Papa Francisco ha firmado una Ratio Fundamentalis para la formación de los futuros sacerdotes. Despertar vocaciones para servir como sacerdotes en la Iglesia, requiere preparación disciplinar de dos años,  y luego cuatro de configuración  dedicada a la Teología, requiere también cierta experiencia pastoral  y .litúrgica en la parroquia. Luego ya sacerdote debe seguir con  una formación permanente y cultivar la fraternidad  sacerdotal. El proceso integral del seminarista para capacitarse y anunciar a Cristo, necesita: 1) Dimensión, humana  y capacidad relacional. 2) Dimensión espiritual, unión con Dios.3) Dimensión intelectual según la cultura cambiante. 4) Y formación pastoral, comprendiendo la realidad. Todo esto mediante un proceso de discernimiento.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress