Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Jueves, 26 abril 2018

EL VENTILADOR (Por Francisco Page)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | ELDIAdigital 0 Comentarios

Acabo de fregar el suelo de la cocina y me he puesto con el polvo en el comedor, pero lo he dejado a medias para volver a ver el vídeo que algún hijo de mala madre ha tenido guardado siete años.

 

 

[Img #275308]Eso no se hace, ni someterla al escarnio por el máster durante treinta y tantos días ni echarla a la puñetera calle de esa forma tan vil; por eso, me pregunto cómo actuaría yo si un segurata me exigiera que le enseñara el bolso —pues que no, oiga—, si mantendría la calma o si trataría de escamotear la segunda crema regeneradora; no lo sé, aunque confieso que a veces, alguna vez, he sentido la tentación de robar alguna fruslería, solo por el hecho de sentir un subidón de adrenalina, pero el miedo es castrante, ya lo sabes.

 

La Wikipedia, que es la enciclopedia que consultamos los indocumentados, dice que un cleptómano sufre deterioro laboral, familiar o personal; que no actúa por necesidad ni afán de venganza; que no lo planifica… Sugiere además que el origen está en un desajuste de la serotonina o de la dopamina, o vaya usted a saber; por simplificar, con las hormonas que regulan el estado de ánimo y el placer.

 

Tristeza y dolor, soledad, ausencia de autoestima… Cuesta aceptar que persona tan pizpireta, de verbo tan fluido, de aspecto tan agradable se ponga a pillar dos cremas regeneradoras; tiene gracia el adjetivo. Pero como decía el sabio, la vida discurre como el viento por entre los frutales. A ella, una rama de extrema derecha le ha partido la dulce carita, el cuento de la lechera en versión contemporánea.

 

Tiene gracia que con la cantidad de "chorizos" que hay en el PP sea una pomada anti-edad intensiva 3 áreas la que se la haya llevado por delante y no el desastre de la Universidad Juan Carlos I —qué bien le pusieron el nombre—. Pero esta gente sin dignidad ni respeto ha preferido apuntillarla por haber trincado un par de tarritos en el Eroski, aplastarla ante el colectivo de hipócritas y trincones que se rasgan las vestiduras. Estoy seguro de que esto no acaba aquí, no señor, la Cifuentes no se va a quedar quieta y con absoluta frialdad pondrá en marcha su ventilador. M punto Rajoy, ponte a cubierto.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress