Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Viernes, 27 abril 2018

SAN VIERNES EL MAYOR (Por Fermín Gassol)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | ELDIAdigital 0 Comentarios

Menudo puente se avecina, sobre todo para los madrileños. Hoy es “san viernes el mayor” que disfrutar de dos días de la próxima semana festivos, hacen de este “finde” el comienzo de un prolongado periodo de asueto para los del foro.

 

 

[Img #275452]Recuerdo en los años de bachillerato al salir los viernes del colegio la maravillosa sensación que me producía saber que iba a tener por delante dos días para hacer lo que quisiera. Entonces las clases acababan a media tarde por lo que no podíamos disfrutar de ella por completo. Hoy es muy distinto. La mayoría de los estudiantes y trabajadores terminan su jornada semanal hacia las tres de la tarde. 

 

A esas horas el aspecto del país cambia por completo; abandona su rutina diaria, acelera el paso festivo y cambia de trayectoria. Las carreteras, aeropuertos y estaciones acogen a multitud de viajeros que como caballos a la querencia, llevan el corazón expandido hacia esos entrañables lugares familiares de los que están ausentes desde el lunes. 

 

Las tardes de los viernes son como unos puentes que se utilizan para romper con el resto de la semana, para separar lo oficial, lo profesional, de lo familiar y privadamente social, horas de quitarse trajes, monos, batas, corbatas y problemas para ponerse vaqueros, jerseys, cazadoras, un cómodo chándal y tranquilidad. 


 

Las tardes de los viernes saben ya a ocio y distensión, a bullicio, a compras y a prolongadas reuniones en plazas y terrazas hasta que la temperatura y el lúdico cansancio, lo permite; a reuniones para cenar con la partida de amigos en los bares de costumbre. 

 

En las tardes de los viernes el campo se convierte en un inmenso y apacible espacio más habitable, de hecho servidor a esas horas estará disfrutando del Estrecho de la Hoces y la Tabla de la Murciana, allá donde el Guadiana sirde de frontera con la extrema y dura. Las tardes de los viernes hacen que nos transformemos, en definitiva, en seres más humanos y en personas más serenas y felices.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress